Jueves, 15 de noviembre, 2018 | 10:14 am

Ortega inicia un diálogo turbio y sin resultados

Debate. La posición del sector privado es buscar “una salida pacífica a la crisis”

La Iglesia coordina el diálogo entre varios sectores. AP
La Iglesia coordina el diálogo entre varios sectores. AP


MANAGUA, NICARAGUA.-Un esperado diálogo nacional comenzó ayer en Nicaragua con un presidente Daniel Ortega duramente cuestionado que no logró calmar los ánimos tras casi un mes de protestas contra su gobierno que dejan unos 58 muertos.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), que preside el cardenal Leopoldo Brenes, es mediadora en las conversaciones. Participan sectores estudiantiles, empresarios y grupos de la sociedad civil que se oponen al gobierno, buscan una democratización e incluso la renuncia del mandatario.

A las afueras se concentraban personas afines al Gobierno y también en contra. Los primeros, vestidos de camiseta blanca, y los segundos, de un negro riguroso en honor al luto que vive el país -por las 58 muertes que se registran en estos 29 días de crisis-, se intercambiaron reproches, acusaciones, insultos y algunas agresiones.
Pese a la crisis, lograron sentarse en la mesa actores diferentes.

La posición del sector privado es buscar “una salida pacífica y seguir apoyando la Conferencia Episcopal.

La primera ronda

Inicio del Proceso
Nicaragua espera que el diálogo nacional, que se retomará mañana, ponga fin a una crisis causada por multitudinarias manifestaciones a favor y en contra de Ortega, que ha cobrado entre 58 y 65 muertes en 29 días.