Sábado, 20 de octubre, 2018 | 8:28 am

Odebrecht niega ilícitos en Bolivia y ofrece colaborar en la investigación

Brazil p Odebrecht fined $2.6 bn in bribery scandal


La Paz.- La firma brasileña Odebrecht negó hoy que cometiera “irregularidad o ilícito alguno” en Bolivia y ofreció colaborar con la investigación iniciada en el país sobre supuestos sobornos a empleados estatales bolivianos.

En un comunicado publicado en diarios locales, la filial de la brasileña en Bolivia reiteró que “según los informes oficiales referentes a los Acuerdos de Colaboración de Odebrecht con las autoridades de Brasil y Estados Unidos, en Bolivia no se realizó irregularidad o ilícito alguno”.

La empresa aclaró, además, que no participó “ni tuvo involucramiento alguno en la construcción del tramo carretero Roboré-El Carmen”, uno de los casos que está en la mira de las autoridades bolivianas.

Odebrecht participó en Bolivia en obras, principalmente de infraestructura asociada -coyunturalmente- con empresas locales junto a las cuales cumplió a cabalidad y legalidad todos sus contratos de trabajo”, indica el comunicado.

La nota agrega que su filial boliviana “brinda servicios de asesoramiento técnico” y de alquiler de equipo “dentro del más estricto marco de legitimidad y formalidad, cumpliendo su nueva política de ética, integridad y transparencia”.

El Gobierno boliviano instruyó una investigación luego de que se conocieran informaciones en Brasil acerca de supuestas comisiones por parte de un servicio estatal de carreteras de Bolivia ya extinto, que tuvo relación con adjudicaciones de obras al conglomerado de empresas de Odebrecht.

Una comisión de parlamentarios oficialistas creada en abril pasado investiga estas supuestas irregularidades en Bolivia.

Odebrecht, junto con otras quince constructoras brasileñas, protagonizó el mayor escándalo de corrupción en la historia de Brasil al participar de una red que desvió, por medio de licitaciones fraudulentas y contratos inflados, millonarios fondos de la petrolera estatal.

El caso se expandió por otra decena de países de América y África, cuyas autoridades investigan el pago de sobornos a políticos de parte de la constructora.

La compañía cerró acuerdos de colaboración con la Justicia en Brasil, Estados Unidos, Suiza, República Dominicana, Panamá, Guatemala y Ecuador, en los que, además de pagar millonarias multas, reconoció haber cometido actos ilícitos y se comprometió a no repetirlos.