Sábado, 8 de diciembre, 2018 | 11:36 pm

Nuevo año, deseos de nuevos amores…Pero…



Me voy a regalar
en esta navidad
un cariño nuevo
que me sepa comprender
que me ame de verdad
yo me lo merezco

 

¿Quién no ha bailado esta salsa de Marc Anthony con fiereza, gritando esas letras con los brazos abiertos y ojos cerrados; como si las letras de esta canción fueran una especie de decreto o una poderosa oración?

 

Diciembre me parece hermoso

se me hace perfecto

para hacer una fiesta

con mis sentimientos

para volver a querer

como hace tiempo

para encontrar

a la persona

que la vida esta

guardando para mi…

 

“La necesidad más profunda del ser humano es la necesidad de abandonar la prisión de su soledad”, escribe Erich Fromm, psicólogo y filósofo humanista.

Y es así porque la vinculación es una necesidad psicológica.  El ser humano necesita establecer lazos emocionales cercanos con otras personas y expresa la voluntad de estar “emocionalmente conectado e implicado en relaciones calidad”.

Pero a veces esta necesidad obnubila la sabiduría y “el sano juicio”. Por ello hay hombres y mujeres a quienes no les gusta ni saben estar solos o solas y entonces traen a su vida una pareja peor que con la que estuvo antes. Y así inicia, nueva vez, un camino de desesperanzas, amarguras y muchas veces, violencia.

Antes de comenzar una nueva relación hay que darse su tiempo (aunque estemos en Navidad) porque hay que sanar. Es extremadamente saludable darse un tiempo para sí, disfrutarse y construir una rutina diferente a la que tenías cuando tenías pareja.

 

Me voy a regalar

otra oportunidad

un amor eterno

sin horarios

ni pretextos

El amor. Una palabra que convoca diferentes sentimientos y que marca nuestras vidas.  Todo aquel que no “tiene a quien amar” siempre está a la espera de que a su vida llegue ese gran amor.

Pero el amor, amar no es tarea sencilla “el amor no es un sentimiento fácil para nadie, sea cual fuere el grado de madurez alcanzado” dice Fromm en su libro, “El arte de amar”.

Para este autor no existe ninguna otra actividad o empresa que se inicie con tan tremendas esperanzas y expectaciones, y que, no obstante, fracase tan a menudo, como el amor.

 

 

itania-maria

Publicidad