No la dejen salir

luis-42


 

Sabemos que muchas personas, bien intencionadas, han planteado que se le quite a Odebrecht el contrato de construcción de las plantas a carbón en Punta Catalina y saquen del país a la constructora.

Pero también sabemos de sobra que “de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno”.

Se trata de una empresa con confesa conducta delincuencial que tenía el soborno institucionalizado como parte de su estrategia de negocios.

A la luz de los hechos, bien podría el Estado dominicano considerar inhabilitar a Odebrecht para negocios futuros.

Pero en el presente, se debe actuar conforme a lo que más convenga al país.

Hay que actuar con cautela, pues se sabe el tipo de empresa con la que se está bregando.

En la actualidad hay un contrato vigente con la brasileña Odebrecht para la construcción de dos plantas a carbón que se levantan en Punta Catalina.

El administrador de la CDEEE, Rubén Jiménez Bichara, al responder preguntas de periodistas, no descartó que otra empresa pudiera terminar esa planta.

¿Quién saldría ganando si a este nivel de desembolso comparado con el avance de la obra se decide rescindir el contrato y utilizar una nueva empresa?

Viéndolo bien: la más beneficiada sería Odebrecht, por lo que no descartemos que esa empresa esté articulando para que la saquen o la dejen salir.

La decisión inteligente, la que le conviene al país, sería no dejarla ir y obligarla a que termine la obra al precio convenido.

Publicidad
Publicidad