Martes, 17 de julio, 2018 | 1:24 pm

No hay cama para tanta gente

luis-176


Aunque el Partido Revolucionario Moderno pareciera de reciente creación, lo cierto es que puede calificarse como una extensión del Partido Revolucionario Dominicano y, por tanto, trae consigo su historia y sus tradiciones.

Por eso en el PRM se ha asumido como parte de la tradición partidaria la relación con la llegada al país tras la muerte del dictador Rafael Leonidas Trujillo, la relación con la Revolución de Abril de 1965, el inicio de la ola democrática de América Latina iniciada en 1978 y la figura de José Francisco Peña Gómez.

También le toca lidiar con las mañas históricas que caracterizaron al PRD. La elección de los integrantes de la dirección nacional del PRM en marzo tuvo la virtud de que revitalizó a ese partido a través del voto de su militancia.

Ahora viene la tarea de modernizar sus prácticas para poner a esa organización a la altura del siglo XXI.
Les toca a dos políticos de nuevo cuño dirigir ese proceso, José Manuel Paliza y Carolina Mejía, quienes han mostrado tener brío y determinación para asumir a plenitud sus responsabilidades.

Les toca lidiar con detalles como el de frenar la costumbre de que a las reuniones de los organismos iba cualquiera, sin importar que por derecho perteneciera o no. A Paliza y a Carolina les toca lidiar con esas viejas costumbres del PRD.