Nelson Rodríguez, un médico de las entrañas del sistema de salud

Durante su formación realizó todo un recorrido por los centros de salud ubicados en el Cibao

Rodríguez Monegro apuesta a dar servicio de calidad.
Rodríguez Monegro apuesta a dar servicio de calidad.


Santo Domingo.-El juguete de un estetoscopio y el aparato para medir la presión impresionó tanto a Nelson Rodríguez Monegro cuando apenas tenía siete años de edad, que decidió desde ese momento que quería ser médico.

Ese juguete de plástico, que no era para él sino de otro niño, lo impresionó tanto que aún hoy recuerda que cuando jugaba ponía un letrero hecho de lodo en las paredes que rezaba: “clínica doctor Nelson Rodríguez” y así nació el médico.

El hoy pediatra, egresado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, nació y creció en el sector San Carlos, Distrito Nacional, de donde salió siendo médico general para completar su formación hacia la región del Cibao, donde aún reside.

Por lo general, la gente que vive en el interior del país siempre busca la forma de venir a vivir a la capital en busca de mejores oportunidades. En el caso de Rodríguez Monegro, quien residía en el mismo centro de la capital, este encontró en las provincias la alternativa para desarrollarse dentro de su carrera.

Narra que durante la pasantía estuvo cuatro meses en San José de la Matas, luego pasó a Licey al Medio, donde duró el mismo tiempo y terminó en la comunidad de Tamboril, a donde pasó la misma cantidad de tiempo.

En la región del Cibao se postuló y consiguió el cargo de médico asistente en el hospital municipal de Tamboril; nueve meses después concursó para una plaza en el Arturo Grullón de Santiago de los Caballeros.

Rodríguez Monegro, aun viviendo en esta provincia, llega al municipio de Moca a trabajar en el hospital Toribio Bencosme como médico general.

Para ese entonces el centro tenía un solo pediatra, de modo que él acordó con el director trabajar en el área de pediatría, donde además hacía su guardia presencial para lo que estaba contratado.
Al año de estar ahí llamaron a concurso médico de pediatría, se postulo nueva vez y ganó.

En ese proceso transcurrieron diez años trabajando en el hospital Bencosme como médico pediatra.

El buen hijo…

Para 1984 él decidió mudarse hacia el municipio de Moca y como tenía muchas preocupaciones desde el punto de vista social, empezó a involucrarse con los diversos sectores de la sociedad.

“Soy amante del baloncesto. Lo practicaba en ese entonces y posteriormente llegué a ser presidente del club San Sebastián por espacio de 13 años.

Luego, cuando comienza el cable allá, por los años 1993, inicio con una sección que se llamaba TVsalud transmitida por Televiaducto.

Y así me fui involucrando en todas las áreas de la comunidad, a tal punto que hasta profesor honorífico fui en un liceo donde impartía Biología y Anatomía”, explica.

Cuenta que en el año 1994 renunció del hospital porque tenía un pleito constante consigo mismo, al querer mejorar todo aquello que pudiera, lo que le ocasionó mucha enemistad en ese centro hospitalario.

“La mayoría de los médicos no hacían guardia, sino que se la pagaban a un médico pasante, es decir, con menor competencia. Ese hospital, en ese momento con 150 camas, se quedaba con un médico pasante solo.

Para mí eso era inaudito, ya que era el titular que tenía que hacer su guardia y no el pasante”, cuenta en tono muy serio.

Explica que tiempo después logró imponer que el médico que había ganado el concurso hiciera su guardia presencial y realizar otros procedimientos que no tenía el centro.

Vida política

Ese mismo año se integró al Partido de la Liberación Dominicana (PLD); ingresó a un círculo de estudio y se graduó en 1996 y luego organizó su comité de base.

Dos años más tarde se convirtió en miembro de la dirección municipal, y en 2002 llegó al Comité Central. “Fue un asenso rápido y aun permanezco como miembro de este organismo”, cuenta.

Sostiene que decidió participar activamente en política porque en el ejercicio profesional de la Medicina solo podía resolver el problema de aquel que iba a su consultorio, pero “los políticos son los que toman decisiones, asignan recursos y como consecuencia, si yo llegaba a alguna instancia donde pudiera formular políticas en el ámbito de salud, podría contribuir con el sistema y ayudar a la población en sentido general”.

El galeno dice que comprendió que la mayoría de los problemas del sector salud no se resuelven dentro del mism, porque para hacer cambios se necesita implementar un conjunto de acciones que solo se logra desde el ámbito de la política.

Destaca que el tema salud es transversal y que se tiene que articular con los ayuntamientos, con educación y con un sinnúmero más de instituciones.

“Y cuesta que lo entiendan, es decir, debería haber una expresión presupuestaria en el ámbito salud en todas las instituciones” ,manifiesta.

En 1996, al llegar el partido al poder, le encomendaron asumir el hospital Doctor Toribio Bencosme, en Moca, y aunque en ese momento estaba en la cúspide de su ejercicio profesional a nivel privado, se sentía comprometido y aceptó.

“El resultado fue que el hospital mejoró y pude demostrar que cuando se tiene la intensión y el compromiso, las cosas se pueden hacer”, dijo.

Opinión

Nelson Rodríguez Monegro

Culpa

Tengo que resaltar la comprensión de parte de mi familia, sobre todo de mi esposa Yurnia Rodríguez Rodríguez, en los últimos 15 años.

Voy solo los fines de semana a mi casa y no todos. Pero además tengo tres hijos (Aziyadeh, Jaime Luis y Arantxa) que tienen edad entre los 25 y 29 años.

Así que durante todo este proceso que me involucré en cuerpo y alma, era la etapa de la adolescencia de ellos, así que en cierta forma tengo un sentimiento de culpa porque tuve muy ausente en una etapa del desarrollo de esos muchachos.

También tengo que dar gracias a doña Nelly, una señora que trabajaba con nosotros, a quien cariñosamente mis hijos llaman “mamá Nelly”, que ya no labora con nosotros pero reside en La Charca de Santiago, y ellos siempre la visitan.

Publicidad
Publicidad