Lunes, 24 de septiembre, 2018 | 4:44 am

Narcos dirigen guerra por control zona este del país desde sus celdas

Operativo. La red criminal desmantelada el sábado estaba al servicio de Jesús Pascual Cabrera Ruiz. Pesquisas. Autoridades analizan evidencias ocupadas para establecer responsabilidades.

Arsenal que se encontraba en poder del grupo al servicio del narcotráfico. fuente externa.
Arsenal que se encontraba en poder del grupo al servicio del narcotráfico. fuente externa.


SANTO DOMINGO.-A pesar de guardar prisión, los cabecillas de las diferentes estructuras criminales mantienen el control de sus redes desde sus celdas, sosteniendo una guerra abierta por el control del narcotráfico en la zona este del país.

Para ello, los narcotraficantes utilizan los servicios de sicarios y lugar tenientes para ejecutar sus operaciones y garantizar la permanencia de sus negocios ilícitos.

La poderosa red criminal desarticulada el pasado sábado y que según la Policía estaba al servicio de Jesús Pascual Cabrera Ruiz, quien guarda prisión preventiva en el Centro de Corrección y Rehabilitación de La Romana, se puso bajo la mira de las autoridades hace cinco meses, luego de ejecutar al comerciante Juan Francisco Piña, en marzo.

 Francisco Javier Rodríguez Camacho.

Francisco Javier Rodríguez Camacho.

Un mes después, el grupo comandado por Francisco Javier Rodríguez Camacho (javielito), muerto a tiros junto al nombrado Rubén Junior Sosa en el operativo del sábado, ejecutó al agente de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), José Bienvenido Marte Mercedes, en La Romana.

También es señalado como el responsable de orquestar la muerte del interno Franklin Domingo Mota Santana en la cárcel pública de Baní.

En julio pasado, sicarios de dicha organización ejecutaron a Randy Mario Manzanillo en el interior de un vehículo en el sector Bella Vista, quien pertenecía a la estructura liderada por Winston Rizik (El Gallero), archirrival de Cabrera Ruiz.

Despliegue

Para dicho operativo que contó con un amplio despliegue policial y militar, donde además fue utilizado un helicóptero, se realizaron 20 allanamientos de forma simultánea en La Romana, el Gran Santo Domingo, San Francisco de Macorís y Santiago bajo la coordinación de la Policía, la DNCD y el Ministerio Público, en el que fueron apresadas 20 personas para fines de investigación.

De igual forma fueron intervenidos el Centro Correccional y Rehabilitación Rafey Hombres, en Santiago y Cucama, en La Romana.

 Rubén Junior Sosa Valdez.

Rubén Junior Sosa Valdez.

En el mismo fueron ocupados varios vehículos, dos fusiles, una mini Uzi, siete pistolas de distintas marcas y calibres, además de un revólver, los cuales son analizados en los laboratorios de la Policía, a fin de establecer cuales fueron utilizadas en los crímenes atribuidos al grupo.

Según las evidencias recolectadas en los operativos y que posteriormente serán analizadas, el Ministerio Público determinará a cuales de los detenidos se les conocerá medida de coerción por el caso.

Rodríguez Camacho y Sosa Valdez poseen registros en la DNCD y la Policía por asuntos de droga, porte ilegal de arma de fuego y homicidio.

Amplio historial

Rodríguez Camacho (Javielito), lugar teniente de Cabrera Ruíz, posee un amplio historial delictivo, además de ser hijo de Alfredo Rodríguez (Niño Pata Corta), señalado como una de las principales figuras del narcotráfico en la región Este, precedido por Antonio del Rosario Puente (Toño Leña) tras su asesinato en 2010 traicionado por Juan Félix Cordero Febles (Copelin), uno de sus secuaces , ejecutados en 2013, en San Cristóbal.

Javielito fue apresado en marzo de 2012, acusado de herir al joven Lester Ambiorix Zorrilla durante una carrera de motos.

En esa ocasión, al hoy occiso se le ocupó una pistola Vikingo, calibre 9 milímetros, aunque en aquel momento no se aclaró si dicha arma tenía permiso legal.

En el año 2015, a Rodríguez Camacho le fue impuesta una garantía económica como medida de coerción por su implicación en el decomiso de 516 kilos de cocaína que serían transportados a Estados Unidos por una red encabezada por Gregorio Vilorio Pérez (Darío Gasolina), quien salió en libertad en 2017, tras variársele la medida de prisión por un año de prisiòn y el pago de una garantía de un millón quinientos mil pesos en efectivo, impedimento de salida, y presentación periódica.

De igual forma, las autoridades le atribuyen la planificación y ejecución del asesinato a tiros del agente de la DNCD Marte Mercedes, quien prestó servicio por más de cinco años en el organiso antinarcoticos, en un hecho ocurrido en 24 de abril del presente año en horas de la noche.

200 Agentes de la Policía y DNCD.
Fueron acompañados por 20 fiscales durante los operativos efectuados la madrugada del sábado de manera simultanea, que logró la detención de los integrantes de dicha red.