Viernes, 16 de noviembre, 2018 | 1:34 am

Mujer fue asesinada en presencia de hijos

Suman 88 los feminicidios registrados en este año

Familiares de Ani Mojica Ramírez lloraban desconsolados previo al velatorio.
Familiares de Ani Mojica Ramírez lloraban desconsolados previo al velatorio.


Santo Domingo.-A Johan Antonio Rodríguez Contreras, el último feminicida registrado hasta el momento, no le importó que su víctima se encontrara junto a sus hijos observando la televisión cuando la llevó por la fuerza hasta la cocina de su residencia y la apuñaló en repetidas ocasiones.

Ani Mojica Ramírez, de 27 años, fue encontrada la noche del pasado domingo en un charco de sangre por su hijo de 11 años, quien vio como la pareja de su madre huía del lugar a bordo de una motocicleta, tras cometer el crimen.

“Cuando vi a mamá en el suelo le dije que íbamos a llamar una ambulancia, llamé los vecinos y respiró por última vez, luego fui donde mi hermanita que estaba en la habitación”, narró el menor.

El niño relató que Rodríguez Contreras y su madre habían discutido y cuando todo estaba en calma la agarró por la fuerza y la arrastró hasta la cocina donde la atacó.

Rodríguez Contreras, alias “El Americano”, se entregó la tarde de ayer a las autoridades en San Francisco de Macorís.
Angelita, como era conocida por sus familiares, convivía desde hacía tan solo cuatro meses con su victimario en la residencia ubicada en la calle Prolongación Caracol en Andrés Boca Chica.

La mujer deja en la orfandad a tres hijos de 11, 9 y 7 años.

En medio de llantos en la residencia paterna de “Angelita” donde eran velados sus restos, Agustina Mojica clamó porque el asesinato de su sobrina sea el último caso de feminicidio, haciendo un llamado para que “ya no más”.

Con este caso suman 88 los feminicidios a manos de sus parejas o exparejas, creando una situación de alarma en la población, a pesar de los planes preventivos de las autoridades.

PN llama a denunciar

El vocero de la Policía, coronel Frank Durán Mejía, solicitó a las mujeres no quedarse calladas y acudir a las autoridades ante cualquier situación de amenaza o agresión por parte de su pareja o expareja.