Moody’s mejora la calificación de riesgo de República Dominicana a “Ba3″

Ratingagentur Moody's sieht deutsche Banken vor schweren Zeiten


Santo Domingo.- La agencia de calificación internacional Moody’s mejoró la calificación de largo plazo de República Dominicana a “Ba3”, desde el nivel “B1” en que se encontraba desde 2010, Informó hoy el Ministerio de Hacienda.

La mejoría en la calificación “refleja el alto crecimiento económico continuo, la reducción del déficit fiscal observado en los últimos cuatro años y la disminución de las vulnerabilidades externas, precisó la agencia, según un comunicado de dicha cartera.

Moody’s destacó “el fuerte crecimiento económico que ha venido presentando el país, con un producto interno bruto per cápita por encima de sus pares de la categoría “B”, así como las perspectivas de mantener un crecimiento económico alto soportado en una fuerte demanda interna y los ingresos externos que genera el turismo y las remesas”, agregó la nota.

A su vez, resaltó que en 2016, el sector público no financiero registró por primera vez en diez años un superávit primario, reportando un superávit de 0,1 % del Producto Interno Bruto (PIB).

Según la calificadora, se espera que el déficit fiscal permanezca estable en los próximos dos o tres años, apoyado por una menor subvención al sector eléctrico y recortes en los gastos de capital, luego de que culminen varios proyectos de infraestructura que están en construcción, agregó la información.

La firma indicó, además, que los porcentajes de la deuda pública sobre el PIB en la República Dominicana han sido inferiores a los de sus pares en la categoría “B” durante la última década, y por debajo de la mediana de los países “Ba3” desde 2014, al tiempo que espera que, en los próximos años, su ritmo de crecimiento sea limitado.

De acuerdo con la nota de prensa, los desequilibrios externos se han reducido progresivamente en los últimos años, debido a la caída en los precios del petróleo.

En ese sentido, indicó que la puesta en marcha de las nuevas termoeléctricas a carbón que entrarán en servicio en 2018 moderaría aún más el impacto de aumentos en el precio del petróleo, al sustituirse las importaciones de diésel por carbón.

Publicidad
Publicidad