Martes, 18 de septiembre, 2018 | 3:46 am

Miedo a la transparencia



Tremendo reperpero ha armado la propuesta de Faride Raful de que se investigue el uso ilegal de fondos públicos en las campañas presidenciales de Danilo Medina.

Ha presentado pruebas que muestran grandes sumas de dinero desembolsadas por el Ministerio Administrativo de la Presidencia a empresas de Joao Santana y su esposa Mónica Moura, presos en Brasil desde febrero de 2016 por vínculos con la red internacional de corrupción ligada a Odebrecht.

Más de mil cuatrocientos millones de pesos del dinero del pueblo dominicano pagados a empresas de esos dos “santicos”… ¿Esos documentos se los inventó Faride? ¡No! Les fueron entregados por la Contraloría General de la República.

Por menos de ahí han caído presidentes y hay expresidentes metidos en la chirona. Pero aquí el gobierno, cuya poca vergüenza es conocida, pretende reducir esas contundentes e irrefutables pruebas a un “chisme”.

Si José Ramón Peralta y Roberto Rodríguez Marchena entienden que todo está correcto, entonces dejen que una comisión investigue ¿Cuál es el miedo? ¿Por qué les pica tanto cada vez que tocan el sagrado nombre de Danilo Medina?

Dice el artículo 93 de la Constitución, sobre las funciones en materia de fiscalización del Congreso: “e) Nombrar comisiones permanentes y especiales, a instancia de sus miembros, para que investiguen cualquier asunto que resulte de interés público, y rindan el informe correspondiente”. Eso es lo que pide Faride; no entiendo el alboroto.

¿Será que tienen miedo al artículo 83 de la Constitución, que plantea que son atribuciones de la Cámara de Diputados: “Acusar ante el Senado a los funcionarios públicos elegidos por voto popular por la comisión de faltas graves en el ejercicio de sus funciones”. Quizás consideran que esa comisión investigadora puede encontrar “lo que no se ha perdido” y sentar las bases para un juicio político al “ungido” Danilo Medina. Claro, ese es “su” Congreso, pero haría lo evidente más evidente, y aumentarían los niveles de indignación.

Peralta, Marchena, Camacho, Maldonado, ustedes lucen muy guapos, dejen de hacerse pipí en los pantalones y no le teman a la transparencia. Después de todo, vivimos en una democracia, ¿o no?

Claudio Caamaño Vélez

Publicidad