Microsoft y LinkedIn siguen plan de compra

En un plazo de cinco años se sabrá si la adquisición funcionó

50g-4p01


Nueva York.-A medida que Microsoft oficialmente se traga a LinkedIn, debería tener una meta: hacer que esta adquisición sea diferente.

La compañía tiene un historial de grandes compras que han perdido valor, y las reducciones de valores contables han superado US$13,000 millones desde 2012.

La compra de la filial de teléfonos móviles de Nokia parecía condenada desde el comienzo, pero la adquisición de aQuantive, que fabricaba software para vender avisos en la red, parecía una buena idea, pero terminó siendo un costoso error.

He aquí lo que debería hacer el máximo responsable Satya Nadella para evitar que el acuerdo recientemente completado de LinkedIn termine en el vertedero de la historia de las fusiones y adquisiciones.

1. Mantener a Jeff Weiner, máximo responsable de LinkedIn, y por más tiempo que los dos a tres años en que los ejecutivos de empresas adquiridas habitualmente se quedan.

Weiner es inmensamente popular entre el personal.
Habla a menudo de “administrar de manera compasiva”: cuando las acciones de LinkedIn se desplomaron en febrero pasado tras un informe de resultados malos, convocó a una reunión de la empresa para mitigar los temores de todos.

Luego renunció a su concesión de acciones por US$14 millones, para distribuirla entre los empleados.

Es también uno de los pocos ejecutivos de Silicon Valley que puede hablar acerca de una misión corporativa – ayudar a la gente a encontrar mejores empleos– con la suficiente destreza como para que los oyentes se convenzan.

2. Permitir que LinkedIn sea LinkedIn. Esto es difícil. Muchos compradores no tratan de dar a la compañía adquirida su independencia, porque el valor total del acuerdo proviene de una integración efectiva.

“Es muy difícil mantener estas culturas separadas”, dijo Douglas Melsheimer, socio de la firma de banca de inversión Bulger Partners.

“No puedo pensar en ningún ejemplo de una adquisición a gran escala como esta en la cual la compañía adquirida mantuvo su independencia. Su destino está sellado, hasta cierto punto”.

Microsoft no pretende que LinkedIn sea manejada como una filial totalmente independiente, a la manera en que operan las adquisiciones de Berkshire Hathaway, de Warren Buffett, dijo una persona familiarizada con los planes de Microsoft, quien no quiso ser nombrada porque los planes de asimilación son privados.

3. Mantener motivados a gerentes e ingenieros talentosos. Apenas se anunció el acuerdo, LinkedIn se embarcó en un ambicioso esfuerzo: “20 en 20”.

La compañía eligió 20 proyectos que había planeado para los próximos nueve meses y aceleró los plazos, intentando completarlos en 20 semanas, dijo Ryan Roslansky, vicepresidente de producto de LinkedIn.

“Cuando uno es adquirido, es la naturaleza humana que las cosas tiendan a tornarse un poco más lentas. Hay muchos interrogantes: ’¿Qué hago ahora?’” dijo. “Fue muy importante para nosotros asegurarnos que todos estuvieran motivados”.

En última instancia, la verdadera medida del éxito de la combinación será cuán bien se desempeña financieramente. Las empresas necesitan encontrar integraciones de productos persuasivas que justifiquen el precio de US$26,000 millones.

LinkedIn generó más de US$3,600 millones en ventas en los 12 meses hasta septiembre y perdió dinero. Para que el acuerdo sea considerado una victoria, tiene que rendir dinero.

Una persona familiarizada con el pensamiento de Microsoft dijo que probablemente por unos cinco años no será posible saber si la adquisición funcionó.

Wes Miller, analista de Directions on Microsoft, una firma de investigación de mercado, coincidió. “Uno nunca recuperará el dinero directamente gastado para comprar LinkedIn”, dijo. “¿Pero hace el acuerdo que LinkedIn sea mejor? ¿Hace que Microsoft sea mejor? Esa es la meta”.

Publicidad
Publicidad