Martes, 18 de septiembre, 2018 | 7:37 pm

“Me preocupa la inercia y la desidia que arropan al dominicano”

Moverse. Ella ve que en el país pasan las cosas y la gente se queda tranquila. Cambios. La integración de la familia, la educación y la sociedad tan trivial que existe hoy día la ponen en alerta.

Cecilia García
Cecilia García


SANTO DOMINGO.-Auténtica, elegante y con un porte de mujer de la realeza que impacta, así es Cecilia García, la actriz, cantante y humorista dominicana que ha recibido aplausos durante 50 años que lleva de carrera.

Hoy, con uno de los proyectos más importantes de su carrera, la obra que tiene en escena “Al final del arcoíris”, se sienta en Coloquios de EL DÍA y hace una retrospectiva de su maravillosa vida de artista.

Inicia en 1968

Se inició a los 16 años en el mundo del arte, emprendió un camino que en el trayecto le ha brindado muchas satisfacciones, haciendo realizad sus sueños y objetivos en la vida.

Feliz, dice que para ella es un deleite sobrenatural seguir montada en los rieles del entretenimiento y poder al día de hoy escenificar la vida de una actriz y cantante como Judy Garland. Cecilia se casó a los 18 años, viajó por varios países y su carrera en el arte le permitió ser independiente a temprana edad.

Cantaba en el programa de televisión La taberna de Babín desde su adolescencia, ganaba 80 pesos mensuales, los que iban al pago de su universidad, hacer arreglos musicales y comprarse ropa para sus presentaciones.

La actriz, que es una de las figuras del arte más respetadas de la República Dominicana, es versátil y sencilla, una mujer que a sus 66 años sigue riéndose de la vida y sus circunstancias y asegura haber tenido una niñez perfecta, tranquila y maravillosa.

Cecilia García es una de las artistas más polifacéticas del país. Foto: José de León/El Día.

Cecilia García es una de las artistas más polifacéticas del país. Foto: José de León/El Día.

Su familia

Madre de tres hijos, con varios nietos, casada “con un hombre maravilloso” y con su residencia plantada en Orlando, Florida, García no está ajena a lo que pasa en el país y por eso se atreve asegurar que le preocupa la inercia y la desidia que arropan al pueblo dominicano.

“Es tanto que un día vamos a querer levantarnos y recapacitar y será tarde”.

No solo se ha destacado por las actuaciones en el teatro, sino en el canto, el humor, los musicales y el cine.
Tuvo dos hijo con el ya fallecido líder político Hatuey Decamps, y es su hijo Luis Miguel quien está al frente del partido del Toro, el que fundara su padre.

Vena artística

Su padre era un artista, y ella recuerda que en su casa siempre hubo un piano, una guitarra y cualquier cosa que fuera arte, por lo que ese amor a lo que hace no le es ajeno.

Creció rodeada de una familia de artistas, su madre y su tío eran los que tenían el humor, pues imitaban a cualquiera a la perfección.

Nació en la capital, de madre banileja y padre capitaleño, solo tuvo un hermano, por lo que su familia fue bien corta.

Cantaba y se movía por su casa como una diosa, su padre no quería que entrara a la música porque la prefería estudiando y fue el gran compositor Manuel Sánchez Acosta quien lo convenció e hizo que su progenitor la dejara entrar con la televisión en el programa La taberna de Babín, relata Cecilia García, una mujer que en los años 60 era la gran estrella del espectáculo y hoy 50 años después sigue siendo esa misma estrella.

En el teatro

Cecilia García debutó en el teatro de la mano de Franklin Domínguez, como protagonista de la pieza teatral “El último instante”, una de las obras de teatro más famosas de la República Dominicana, un clásico que se ha paseado por el mundo.

A mediados de la pasada década Cecilia inició una etapa nueva en esta área, pues decidió hacer teatro musical, iniciando con “Víctor Victoria”, con Freddy Beras Goico y Guillermo Cordero.

El éxito fue tal que al año siguiente montó “El beso de la mujer araña”, bajo la producción de Guillermo Cordero.
El actor y director Carlos Espinal, quien siempre la admiró, llegó a su vida para hacer varias obras y ahora se unieron de nuevo en “Al final del arcoíris”, una obra que va a su segunda temporada en el Teatro Nacional, con la actuación de José Lora, bajo la dirección de Espinal y estará en escena los días 24, 25 y 26 de este mes. Con Carlos Espinal planea regresar al cine.

50 Años de carrera.
Artística cumple Cecilia García quien se inició en el año 1968 cuando tenía tan solo 16 años.

ENTREVISTA
CECILIA GARCÍA
¿Que cosas preocupan a Cecilia García de la sociedad dominicana?

Me preocupa mucho la integración de la familia, la sociedad tan trivial que tenemos, básicamente. Además de la educación y la familia me preocupa la inercia, la desidia de la gente y de las autoridades; aquí no pasa nada, matan cuatro gente se roban un dinero y no pasa nada, estamos llegando a un punto que cuando decidamos mirar para atrás será demasiado tarde

¿Porqué no ha regresado al cine ?

No sé qué ha pasado, si fue que lo hice mal o fui muy cara (risas), en realidad me han ofrecido, pero hay cosas que no me gustan, roles que no se adaptan a lo que creo que debe ser, y no lo hago; hago lo que me gusta, lo que me va, una de las cosas que el ser humano debe saber es conocer tus limitaciones.

¿Todo ha sido felicidad en su carrera?

Hay muchas rosas y espinas en esto y el que diga que no habla mentira, uno se quita la espina y sigue hacia delante, de los errores siempre hay una enseñanza.

¿Qué la mantiene aquí 50 años después?

Me imagino trabajar siempre con la verdad, ser exigente conmigo misma, la calidad ante todo, no trabajar cosas que no son para ti y saber que hay un dinero que si te lo gana te hace daño, así es que vas forjando una imagen de que tú eres de tal forma.

También ese respeto al público que no se negocia con nadie.