Martes, 18 de septiembre, 2018 | 5:23 pm

Maní para los monos



Leo que muchos exclaman: ¿No querían presos? ¡Ahí están!

Sin embargo, yo no los veo.

No los veo, porqué de los implicados no hay ninguno que fuera una figura cercana al verdadero poder, un “hombre del anillo” actual.

Más sorprendente aun, es que durante los pasados cinco años la estructura mafiosa más grande de Latinoamérica, la constructora Odebretch dejó de sobornar a funcionarios dominicanos, precisamente desde que llegó Danilo Medina al poder.

Lo que no concuerda es que seguían ganándose la mayoría de los contratos de obras públicas.

Asombroso es también, que no hay nadie en ese grupo de ovejas sacrificadas, que brillara cuando el centro de operaciones de sobornos y el asesor estrella de la mafiosa Odebrecht, Joao Santana, operaban a sus anchas desde República Dominicana, siendo incluso este último inquilino del palacio nacional.

Para que no queden dudas el procurador exclama a pulmón batiente: “Están todos los que son y son todos lo que están”, y con ello sentencia que no hay más implicados, soltando en banda el tema, ¡ahora serán los jueces que decidan!

¿Cuales? Los jueces de Leonel Fernández, aunque no por mucho tiempo, pues ya se está reuniendo el Consejo Nacional de la Magistratura, pronto tendremos los jueces de Danilo.

Así pues en una sociedad podrida hasta el tuétano, tan urgida de justicia que no entiende que estas escaramuzas no resolverán nada, los ilusos se entusiasman al ver apresamientos y sometimientos.

Creen que se hace justicia, cuando en realidad se pulveriza al rival interno, y se vapulea una vez más a la oposición, si así puede llamársele.

No entienden que se sientan las bases del proyecto para el 2020.

Maní para los monos…

ELÍAS BRACHE

Publicidad