X

Malestar en el PLD

En las bases del Partido de la Liberación Dominicana se incuba una inconformidad que no es tan visible como ocurre con las diferencias conocidas entre los integrantes de los grupos del presidente Danilo Medina y del expresidente Leonel Fernández.

Entre los peledeístas ya no se esconde la apariencia del pasado de “limpiar los trapos” en los organismos, indisciplina que viene desde la apertura auspiciada en 1994.

Como muestra está que miembros del Comité Central del PLD se atrevieran a enviar al Comité Político un acto de alguacil para emplazarlos a convocar al noveno congreso de la entidad.

En los tiempos del profesor Juan Bosch no se aceptaba ese “irrespeto” y ya los promotores estuvieran expulsados o sancionados.

Se recuerda lo ocurrido con un grupo de miembros del PLD que fueron sacados en medio de una crisis post electoral en 1990, aunque se alega que habrían presentado renuncia.

Entre muchos peledeístas se plantea el retorno a los cánones de la disciplina y del respeto de las directrices de los organismos, lo que otros creen difícil, porque el PLD se ha convertido en una máquina electoral y no regresará a la época del profesor Bosch.

La Ley de Partidos

Sin aplicarse bien y sin ser entendida por muchos partidos, esta ley ya provoca dificultades. La Junta Central Electoral ha dado un plazo de 75 días, que vence el 6 de noviembre, para que se decida el tipo de primarias (cerradas o abiertas), pero ahora nadie quiere acogerse a la norma trazada para elegir a sus candidatos para los comicios de 2020. El orden ahora es objetado.

Este website usa cookies.