Martes, 13 de noviembre, 2018 | 1:23 pm

Madres han sido determinantes en éxito Pie, Hernández y Rodríguez

Relato. Hermanos Luis y Bernardo, junto a Moisés y Katherine, hablan del éxito de sus carreras en taekwondo. Claves. Coinciden en que sus progenitoras han sido soporte esencial para ellos.

Los estelares atletas de tae kwondo Luis Pie,  Moisés Hernández,  Bernardo Pie y Katherine  Rodríguez durante su visita ayer a las instalaciones de EL DÍA, donde conversaron y compartieron  con redactores de deportes y ejecutivos .  ELIESER TAPIA
Los estelares atletas de tae kwondo Luis Pie, Moisés Hernández, Bernardo Pie y Katherine Rodríguez durante su visita ayer a las instalaciones de EL DÍA, donde conversaron y compartieron con redactores de deportes y ejecutivos . ELIESER TAPIA


SANTO DOMINGO.-Los hermanos Luis y Bernardo Pie, junto a Moisés Hernández y Katherine Rodríguez, además de ser cuatro exitosos atletas de taekwondo, miembros de la selección nacional y medallistas durante los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, estos deportistas poseen otro factor más preponderante e importante en común: “La presencia de cuatro madres rectas, preocupadas y celosas vigilantes del buen futuro de sus hijos”.

En el deporte, al igual que en cualquier otra actividad de la vida, el éxito y lo que se ve luego de conseguirlo, no siempre cuenta toda la verdad de la historia. Hay factores de mucho peso que no pueden ser apreciados a simple vista. En el caso de los hermanos Pie, Hernández y Rodríguez, los cuatro destacados peleadores contaron desde niños con esa pujante palanca llamada “Madre”.

Luis Pie se quedó con la plata en Barranquilla, al caer en la batalla por el oro ante el mexicano Brandon Plaza, con anotación de 38-24 en los 58 kilos. Su hermano menor, Bernardo, viene de una brillante jornada en la que obtuvo el oro, al derrotar 14-7 a Juan Soto, de Costa Rica, en los 63 kilos.

De su lado, Hernández también consiguió medalla de oro venciendo 17-10 al mexicano Uriel Adriano en los 80 kilos; en tanto Rodríguez hizo lo propio aportando el oro para el país, al imponerse en la final de los 73 kilos a la mexicana Briseida Acosta 28-15.

“Hoy estamos aquí contentos y orgullosos de poder celebrar el logro de estas medallas. Han sido muchos los obstáculos que hemos tenido que vencer para llegar hasta donde estamos; pero sin la presencia de nuestra madre Marisol Pie, siempre preocupada por nuestra disciplina y porque hagamos bien las cosas desde niños, nada de esto hubiera sido posible”, dijo Luisito, durante una visita de los cuatro medallistas de taekwondo a la redacción de EL DÍA.

Bernardo revela que era bastante ‘andariego’ cuando niño y que, aunque ha disfrutado del éxito de su hermano Luis, su madre Marisol se encargó de imprimir en él una férrea disciplina, que lo llevó a ser un joven atleta tan correcto como su hermano mayor, el medallista olímpico Luis Pie.

“Me gustaba mucho quedarme en las esquinas cuando salía de la escuela, pero mi mamá se encargó de eliminar ese hábito en mí”, dijo.

Hernández controlado

Moisés Hernández también agradece a la ‘dureza’ de su mamá Altagracia Encarnación en la crianza el que hoy sea un exitoso atleta de taekwondo.

De su lado, Katherine Rodríguez, asegura que su mamá María Peguero, además de ser mano dura con ella, “siempre ha sido mi soporte, mi fuerza, mi principal motivadora y nunca ha permitido que yo de un paso atrás.

Camacho implora por más espacio

Satisfecho. El entrenador de la selección nacional de taekwondo, Miguel Camacho, dijo ayer que se siente orgulloso y satisfecho por la gran actuación de sus pupilos en Barranquilla, “aunque soy de los que piensan que siempre se puede lograr más”.

Camacho también imploró por más espacio y recursos que le permitan a la federación de esa disciplina poder concentrar adecuadamente el enorme talento nacional con que suelen contar.