Martes, 11 de diciembre, 2018 | 7:43 am

Los padres siempre deben educar el paladar de los niños

Disciplina. El rol de los tutores es darles a probar de todo lo que hay en la mesa y no hacer comida “especial” para ellos. Motivación. Las vacaciones escolares se deben aprovechar para involucrarlos en la cocina haciendo fáciles recetas

Entre los seis o siete años se pueden introducir en la cocina porque ya prestan un poco mas de atención.  FUENTE EXTERNA.
Entre los seis o siete años se pueden introducir en la cocina porque ya prestan un poco mas de atención. FUENTE EXTERNA.


SANTO DOMINGO.-La gastronomía puede potenciar la creatividad y disciplina de los adultos pero también de los más pequeños, porque enseña a respetar el tiempo y los procesos dado que el cocinar es para algunos un trabajo y para otros un arte o motivación.

De acuerdo a Gabriella Reginato, experta en gastronomía, los padres deben educar los paladares de los niños dándoles de probar de todo lo que hay en la mesa y no hacer comida “especial” para ellos, cuando no sea necesario, y además decirles lo que realmente están comiendo.

Muchas veces se presentan situaciones en casa a la hora de comer porque los hijos no quieren consumir alimentos sanos y los padres quieren imponer reglas, lo que a juicio de Gabriella no se debe manejar de esta forma, pues explica que para que los niños se interesen por ciertos tipos de recetas, hay que presentárselas de forma linda y creativa y a la vez explicarles lo bueno que es a nivel de alimentación y lo bien que le hace.

También se puede balancear con cosas que a ellos les guste más y que no necesariamente sean tan saludables.

Imitan las “mañas”

A veces los prejuicios de los padres repercuten en los gustos de los hijos, pues Reginato dice que “ellos cuando son pequeños no tienen ni “voz ni voto”, comen lo que uno le da y obvio si no le enseñan a comer cebolla, pues de grandes no la comerán”.

Refiere que para inculcar desde pequeños el amor por la cocina e ir forjando a pequeños cheffs, aunque hoy en día no hay mucho tiempo para dedicárselo a esta área, recomienda que por lo menos una vez a la semana, se saque el tiempo para preparar una cena en casa involucrar a los chicos en los quehaceres, motivarlos… y hacerlos parte importante.

Y si algo no sale bien no juzgarlos, buscar la vuelta para arreglarlo, también darles seguridad en la cocina desde cómo saber encender una hornilla hasta el agarrar correctamente un cuchillo.

Dijo que a propósito de la temporada de verano y las vacaciones escolares, los padres deben hacer de estas fechas actividades memorables con los niños, por ejemplo elaborar platos con frutas y vegetales, que son propuestas frescas, saludables y ligeras, ideales en estos tiempos de calor.

Agregando: “Nuestras frutas son divinas y sabrosas… para los niños todo lo que sea dulce siempre les va a gustar, se puede inventar en ese sentido como galletitas, bizcochos, helados, batidos porque son fáciles y ricos, sin abusar del azúcar y dejar que la misma fruta aporte su dulzura”.

Gabriella, quien se mantiene innovando, desde el 2009 imparte talleres de cocina para chicos y adolecentes o aquellos que se van a vivir fuera de casa o del país, dijo que pronto hará otra temporada.

Sabores con personalidad

En el 2015 lanzó la línea de productos gourmet “VOALA”, su frase de vida por la que se le conoce en sus segmentos radiales y programa de TV.

Está compuesta por pesto de tomates secos, mostaza trufada, mermelada de tocineta, mantequilla trufada y un mix de hierbas secas; se venden en Santo Domingo, La Romana y Santiago.

Para Gabriella, mercadóloga y publicista de profesión la mejor universidad ha sido la vida, su experiencia en la cocina se dio porque ha podido viajar, comer en muchos lugares y probar diferentes tipos de culturas gastronómicas.