Martes, 20 de noviembre, 2018 | 9:09 am

Los líquenes, indicadores del buen estado de los ecosistemas

Función. Absorben metales microscópicos que pululan en el aire, que afectan vías respiratorias. Perfil. Parecen musgos y tienen variedad de colores, que dan vistosidad a los jardines.

Son plantas inferiores que  prosperan en bosques húmedos ribereños  y nublados, como la sierra de Bahoruco.
Son plantas inferiores que prosperan en bosques húmedos ribereños y nublados, como la sierra de Bahoruco.


SANTO DOMINGO.-A simple vista, los líquenes especies únicas que representan una simbiosis o asociación entre un hongo, una alga verde o bacteria, dan una sensación de abandono y en otros casos pasan desapercibidos en los lugares donde hacen vida.

Sin embargo, esa capa vegetal que crece sobre la corteza de los árboles, rocas o bloques se les llama bio indicadores o bio monitores de la contaminación atmosférica porque su presencia es una señal del buen estado de los ecosistemas y que donde están se respira aire limpio.

La biotecnóloga Melina Rosalía González Báez revela que su tímida presencia en algunos lugares es una alerta de la polución que puede registrar un entorno, porque toman micro nutrientes del aire, especialmente de metales pesados.

Estas especies tienen familia, clases y género.

Estas especies tienen familia, clases y género.

“Ellos no aportan ni quitan nada a los árboles, se parecen a las orquídeas que tienen sus raíces fuera, y toman sus nutrientes del aire, por eso, cuando este está contaminado, se ven afectados”, explicó la bióloga.

Fotosíntesis

Tras especificar que los líquenes prosperan en los bosques húmedos y nublados, González indica que los mismos pueden estar compuestos de dos hongos y otro organismo capaz de hacer fotosíntesis (o sea, que gracias a la energía de la luz, transforman un sustrato inorgánico en materia orgánica rica en energía).

Algunos tienen dos tipos de hongos y una alga y otro organismo capaz de realizar fotosíntesis, según la estudiosa del tema.

“Si nos vamos al bosque nos damos cuenta que gran cantidad de la corteza de los árboles tienen líquenes, si nos vamos a la avenida Winston Churchill con Kennedy probablemente no encontremos porque están muy contaminados y ellos se ven afectados.

Pueden llegar a cubrir árboles completos y son finos y de crecimiento lento.
Agrega: “Se han realizado muchos estudios para aprovechar la propiedad que tienen los líquenes.

Si el aire está muy contaminado ellos se ven afectados y asumen partículas que les hacen daño tanto a ellos como a las personas que viven en los lugares y respiran ese aire”, afirmó Melina González.

González recién realizó la tesis “La evaluación de la contaminación atmosférica por metales pesados, utilizando líquenes como bio monitores en la ciudad de Santo Domingo” para obtener el título de biotecnologa en Intec.

Estudio

Contraste
Una comparación entre el Jardín Botánico Nacional y Zona Industrial de La Isabela, en Santo Domingo Norte, arrojó que en este último lugar hay alta concentración de metales, ante el mal estado de líquenes.