Los Juegos Nacionales



La mayor parte de la inversión en estructuras físicas que se han realizado en el país para Juegos Nacionales ha dejado un sabor muy amargo.

Ello, debido al elevado por ciento de las instalaciones que han sido abandonadas y muchas en estado avanzado estado de deterioro.

Sin embargo, esa situación de las instalaciones no es el principal problema de estos eventos, sino la falta de responsabilidad de la dirigencia deportiva en dar seguimiento a los atletas más destacados de esas competencias.
Es una lástima que jóvenes que realizan excelentes demostraciones en sus respectivas disciplinas, en la mayoría de los casos, quedan huérfanos de asesoría por parte de las asociaciones y federaciones.

El objetivo de los Juegos Nacionales no debe ser, como ha sido hasta el momento, la construcción de instalaciones, sino que debe estar centrado en el progreso del atleta mediante el seguimiento a su desarrollo. Si esa no es la visión, entonces, los próximos a realizarse en la provincia Hermanas Mirabal serán otro espectáculo bien publicitado mientras se celebre, pero luego, a los pocos meses, se observan las ruinas en que se convierten esas costosas instalaciones.

Publicidad

Publicidad