Miércoles, 14 de noviembre, 2018 | 9:27 pm

Los factores que pueden aumentar riesgo de padecer cáncer de mama

Rutina. Es de suma importancia que la mujer conozca y se familiarice con sus mamas a través de la autoexploración. Meta. La detección temprana debe ser el punto más importante.

info-tratamiento-cancer-de-mama


El cáncer de mama es el más común en las mujeres, pero ¿sabías que este puede afectar en 1 % a los hombres? La doctora Estenia García, oncóloga del Cedimat, explica que existen factores que aumentan el riesgo de desarrollarlo.

Ser mujer, edad avanzada, antecedentes personales y familiares de cáncer de mama, la primera menstruación a edad temprana o menopausia a edad tardía, así como nunca haber estado embarazada, son algunos de los factores más mencionados.

Sin embargo, a estos se añaden el primer embarazo a edad tardía, nunca haber lactado, tener exposición a radiación y la obesidad, entre otros.

Signos de alerta

Estenia García comenta que el cáncer de mama se puede presentar como un nódulo o bulto o engrosamiento de la mama, enrojecimiento, depresión, hundimiento o secreción por el pezón, úlcera en la piel, dolor o simplemente cambios de tamaño, forma o apariencia de la mama.

“Su detección temprana debe ser el punto más importante y nuestra gran meta. Todas las mujeres deben preguntar a su médico cuál es el momento idóneo para iniciar los exámenes y análisis de detección del cáncer de mama, exploración clínica y mamografías, y así juntos decidir la estrategia adecuada”, añade García.

Hace hincapié en que es de suma importancia conocer y familiarizarse con las mamas mediante la autoexploración, la cual debe ser periódica y sistemática.

El tener hábitos saludables, como una dieta balanceada, hacer ejercicios, mantener peso adecuado, y limitar la ingesta de alcohol, ayuda a reducir el riesgo de cáncer de mama.

“La mayoría de los cánceres de mama son esporádicos, lo que quiere decir que el cáncer no se debe a un factor hereditario.

Sin embargo, una gran parte de ellos es debido al daño de uno o varios genes como consecuencia de combinación de edad (envejecimiento), exposición ambiental a tóxicos o radiaciones, estilo de vida, alteraciones hormonales y alimentación”, revela la experta.

Investigaciones

La doctora García dice que, como resultado de múltiples investigaciones, hoy se sabe que solo en un 5 % de los cánceres de mama influye directamente la herencia, dígase la capacidad de heredar un gen dañado, mutado o defectuoso que pueda transmitirse de generación en generación y predisponer a padecer cáncer de mama, como es el caso del Gen BRCA 1 y 2.

La galena orienta que, si bien es cierto que todos los cánceres tienen una implicación genética, no todos son heredables; no obstante, si en su familia existen antecedentes importantes de este tipo cáncer de mama (diagnosticado antes de los 50 años de edad, en ambas mamas en la misma mujer, padecerlo tanto en las mamas como en el ovario ya sea en la misma mujer o en la misma familia, múltiples cánceres en la familia, casos en hombres), podría ser de ayuda identificar mutaciones del Gen BRCA 1 y 2 en la persona diagnosticada con fines de establecer consejo genético si fuese necesario.

Ante un diagnóstico de cáncer de mama, la oncóloga comenta que la eficacia del tratamiento dependerá de un enfoque dirigido y personalizado, el cual debe estar integrado por un equipo multidisciplinario de médicos especialistas, que incluya oncólogo clínico, patólogo, imagenólogos, cirujanos, oncólogo radioterapeuta, y psicólogo clínico.

En función del estadio del cáncer y del perfil biomolecular se puede establecer una estrategia terapéutica personalizada para cada paciente y de las cuales existen múltiples modalidades de tratamiento.

Cada avance es importante

En el cáncer, cada avance cuenta, por lo que es preciso incorporarlo en la práctica clínica diaria de manera responsable y certificada, y así poder beneficiar a cada una de nuestras pacientes.

El acceso de nuevas modalidades de tratamiento y la expansión de políticas de prevención y detección temprana debe ser el enfoque racional desde donde debemos partir.

Gracias a la tecnología, el progreso es rápido y constante y seguirá sin cesar, luchando por permitirnos ofrecer las mejores estrategias para combatir una problemática, que cada vez es más frecuente, donde cada día tenemos más triunfadoras, que ganan la batalla.

Diferentes formas para tratar la enfermedad

Variedad. Dentro de las opciones de abordaje está la terapia sistémica que incluye tratamientos como hormonoterapias, quimioterapias, terapias dirigidas (como anticuerpos monoclonales, inhibidores de ciclinas, antiangiogénicos), que luego de una exhaustiva investigación de la extensión del tumor, local o a distancia, se decidirá el orden de inicio, las combinaciones de tratamientos, así como la secuencia con otras modalidades terapéuticas como la cirugía y radioterapia.

Mientras que, en el caso de la cirugía, en estadios tempranos, puede ser la modalidad de inicio, existiendo diversas técnicas que dependerán de factores como el tamaño del tumor, localización del tumor y perfil biomolecular del tumor, entre las que están cirugía conservadora de mama (cuadrantectomía), con conservación de piel y pezón, y radical de la mama.

En casos en el que la enfermedad esté localmente avanzada es muy probable que se opte por ofrecer tratamientos sistémicos (quimioterapia, hormonoterapias o terapias dirigidas) previo a la cirugía.