Sábado, 18 de agosto, 2018 | 4:26 am

Los buenos hábitos



Uno de los mejores hábitos con los que se puede educar un niño es sobre los modales en la mesa. Hay quienes quieren creer que hay madres fastidiosas, quienes privan en muy finas y una serie de razonamientos que limitan el desarrollo de los buenos modales al momento de comer y en especial cuando lo hacemos en compañía de otras personas.

Los niños que no tuvieron la oportunidad de seguir reglas básicas en la mesa, son adultos con mayores dificultades para relacionarse tanto en lo personal como en lo profesional.

Algunos maestros y escuelas, conscientes de esta realidad incluyen dentro de sus pensum algunas lecciones básicas de etiqueta y protocolo.

La regla primera y fundamental es masticar con la boca cerrada. También incluye no sorber los líquidos, sopas, espaguetis, entre otros alimentos, por el hecho de estar calientes.

Si bien en el plano personal cualquiera de estas conductas resulta poco delicada, en lo profesional es mucho mas incómodo, porque los demás dan por sentado que esos detalles corresponden a destrezas que individualmente cada profesional debe agenciarse en caso de no haberlo hecho en la familia.

Tener que participar en un almuerzo por asuntos de trabajo con una o varias personas, con quien tendremos que mirarle la cara mientras conversamos y discutimos temas laborales, es una de las tareas mas difíciles cuando esa persona no cierra la boca al masticar.

Cada individuo debe ponerse en la posición de otro. Si usted no esta consciente de que lo hace, lleve un espejo a la mesa la próxima vez que coma y obsérvese.

Si siente que puede mejorar; hay tutoriales en la internet o contrate a alguien para que lo entrene en estos aspectos y garantice su crecimiento.

Publicidad