Lo que está bien no se arregla

luis-47





Las deficiencias en las comunicaciones de acciones gubernamentales distintivas de la administración ha sido una de las quejas recurrentes del presidente Danilo Medina.

Ese parecer ha sido reforzado por consultores internacionales.
El Presidente tiene la respuesta en sus narices. Muchos de sus proyectos de gran impacto social están bajo la sombrilla de una de las dependencias peor comunicadas de su administración: el Ministerio de la Presidencia.

Gustavo Montalvo tiene bien ganada fama de funcionario trabajador, honesto y organizado, pero también de hermético y poco comunicativo, características que impregna en su Ministerio y las dependencias y programas que están bajo su dirección.

Los tiempos en que las notas o conferencias de prensa marcaban las agendas informativas son cosas del pasado, por eso las estrategias de comunicación tienen que ser más proactivas y más prestas a ser facilitadoras de los que buscan informaciones para servirlas al público.

El país reconoce a los protagonistas de los organismos de socorro que, sin ser expertos en la materia, han sabido comunicarse con la población a través de los medios de comunicación.

Sin embargo, de un tiempo a la fecha se nota un esfuerzo desde el Palacio Nacional de ponerles límites y hasta de quitarles competencias a la hora de poner en marchas planes de prevención.

Parecen desconocer que lo que está bien no se arregla y que el foco hay que ponerlo en lo que está fallando.

Publicidad
Publicidad