Lunes, 20 de agosto, 2018 | 8:00 am

Licitación del espectro radioeléctrico genera lucha empresarial entre principales telefónicas

Ordenamiento. Indotel está inmerso en el proceso de aplicación del Plan Nacional de Asignación de Frecuencias para ordenar el espectro. El reclamo. Las empresas enfrentadas levantan como bandera que no se concedan privilegios a ninguno de los actores en mercado telecomunicaciones.

10/05/2018 ELDIA_JUEVES_100518_ Globales16


SANTO DOMINGO.-La licitación de una parte del espectro radioléctrico para asignarlo a servicios de telecomunicaciones ha desatado una especie de “guerra” entre las principales empresas del ramo, en la que están haciendo causa común las dos que representan más del 90 por ciento del mercado.

Altice y Claro fueron excluidas administrativamente de la licitación de 30 megahertz del espectro, al indicarse en el pliego de condiciones que no podían participar en la misma las empresas que actualmente exploten sobre los 60 megahertz.

Eso redujo los posibles licitantes a las empresas más pequeñas. Inicialmente participaron siete, pero seis se retiraron en la primera fase, dejando el campo libre a Viva, que tiene el seis por ciento del mercado de celulares.

El valor mínimo asignado a cada megahertz en la licitación es de un millón de dólares, lo que indica que el precio mínimo a pagar por la empresa ganadora será de 30 millones.10/05/2018 ELDIA_JUEVES_100518_ Globales16

Altice y Claro, que en un principio manifestaron informalmente su desacuerdo con que fueran excluidas de la licitación mediante un tecnicismo, se han mantenido observando el proceso de manera activa, reclamando que se cumplan todas las disposiciones del proceso.

La primera fase de la licitación concluyó el 14 de marzo pasado, con la recepción y apertura de ofertas técnicas, paso cumplido por Viva.

La licitación establece que la empresa adjudicataria de la licitación deberá pagar el 50 por ciento del monto al que se venderá el espectro al momento de firmarse el contrato de adjudicación y el restante 50 por ciento dentro de los cinco días calendarios siguientes a que el Consejo Directivo del Indotel emita la resolución aprobando la adjudicación.

También indica que el pago se hará mediante cheque certificado, cheque de administración o transferencia electrónica debidamente confirmada, girada en favor del Indotel, contra una cuenta de un banco comercial en República Dominicana.

En el año 2014, cuando se licitaron otros 60 MHz, el Estado recibió unos $70 millones de dólares por dicha adjudicación a las empresas que resultaron ganadoras (Claro y Orange).

En esa licitación quedaron libres 30 megahertz, que son los que ahora se están licitando. Estas frecuencias están atribuidas para la prestación de servicios móviles y se encuentran dentro de los segmentos identificados para Telecomunicaciones Móviles Internacionales (IMT por sus siglas en inglés) por la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT), en la cual se realizan desarrollos de las tecnologías LTE-Avanzado, también conocidos como redes y servicios de 4G.

Este lote de 30 MHz era el último segmento de las bandas identificadas por el Plan Nacional de Atribución de Frecuencias (PNAF) para servicios públicos de telecomunicaciones móviles que tiene disponible el Indotel para ser asignados en el corto plazo, en los que se pueden prestar servicios de banda ancha con tecnologías y dispositivos de última generación, según ha explicado el Indotel.

Se desata la lucha

Sin embargo, lo que parecía que sería un proceso normal ha desatado una lucha en el mercado de las telefónicas que ha puesto en el centro al órgano regulador, el Indotel.

La empresa Viva, de capital dominicano, simultáneamente con su participación en la licitación ha enfrentado decisiones del Indotel, al que acusa de haber tomado decisiones para favorecer a las otras empresas del sector, afirmando, incluso, que a una de ellas le fueron asignadas frecuencias de manera gratuita.

A esas afirmaciones le salió al frente Altice, señalando que se trató de una reasignación de frecuencias como parte del reordenamiento ejecutado por el Indotel como parte del Plan Nacional de Atribución de Frecuencias dispuesto en 2011.

“Altice no obtuvo mayor cantidad de espectro. Fue un cambio de 20 Mhz en las frecuencias 1800 por 20Mhz en las frecuencias 2100”, explicó la empresa, y añadió que esa migración le generó cuantiosas inversiones que debieron cubrir.

Uso de las frecuencias

El otorgamiento de las frecuencias del espectro radioeléctrico permite a las empresas telefónicas ampliar de manera considerable el ancho de banda para los servicios de telefonía celular e internet, lo que contribuye a hacerlo más ágil y ampliar la cantidad de usuarios, sin que eso implique un deterioro en la calidad del servicio.