X
    Categorías: Salud

La verdad sobre los remedios para la acidez estomacal

¿Quién no ha sufrido alguna vez de ardor estomacal?

Los remedios para tratarlo son uno de los productos farmacéuticos de venta libre más usados en el mundo.

¿Pero cuán efectivos son estos medicamentos que solemos tener en nuestro botiquín? ¿Y qué impacto tienen sobre nuestro cuerpo?

El doctor Chris Van Tulleken de la serie de la BBC “La verdad sobre…” decidió investigarlo.

La indigestión puede tener varias causas, como comer demasiado, las cosas equivocadas o muy rápido.

Muchas veces las molestias no se sienten en el estómago mismo sino en la zona del pecho.

¿Qué causa ese dolor? Van Tulleken explica que por lo general ocurre cuando el ácido que está en el estómago (que sirve para disolver los alimentos) escapa a otras partes del cuerpo, en particular el esófago, causando una inflamación.

Para combatirlo, muchos tenemos a mano toda una serie de remedios, por lo general costosos.

Sin embargo, el médico británico advierte que si supiéramos qué tipo de alimentos nos causan la indigestión, podríamos ahorrarnos ese dinero.

Rompiendo mitos

Muchas personas que sufren de ardor estomacal evitan las comidas picantes y los alimentos ácidos.

Pero Van Tulleken organizó una prueba que muestra qué poco entendemos sobre la relación entre la comida y los problemas de ardor que sufrimos.

Invitó a un grupo de voluntarios a comer tres platos:

  • Entrada: una ensalada de tomate y albahaca aderezada con vinagre balsámico
  • Plato principal: un picante curry de arroz y pollo
  • Postre: crocante de manzana con helado de crema

Luego, le pidió a sus cuatro invitados que identificaran cuáles de esos alimentos podrían darles peor acidez, calificando cada plato con un número del 0 al 10.

Todos los voluntarios llegaron a conclusiones similares: la combinación del tomate, una fruta ácida, con el vinagre, seguramente causaría ardor estomacal. Puntuación promedio: 6

El picante plato principal obtuvo una puntuación aún peor: un 8.

En cambio, todos se sintieron tranquilos con el postre. “Lo voy a calificar con un cero porque hay cero chances de que me cause indigestión”, aseguró uno.

La realidad

Al finalizar la cena, Van Tulleken analizó los resultados y separó mito de realidad.

Sobre la entrada, aclaró que “el ácido que está en el estómago es miles de veces más poderoso que el ácido del tomate y del vinagre, así que esos jugos de hecho contribuyen a diluir el ácido estomacal”.

Con respecto al curry, que fue votado el plato más dañino para el estómago, señaló que el poder del picante en realidad no afecta más allá de lo sensorial.

“Lo que ocurre es que el picante actúa sobre tus nervios del dolor que envían un mensaje al cerebro equivalente a si tuvieras la boca incendiada. Pero el picante no debería tener ningún efecto sobre tu estómago“, aclaró.

Por último el postre, votado el más inocuo.

“De hecho, lo que es más probable que provoque indigestión son los alimentos de alto valor calórico y graso“, sorprendió.

La razón por la que la grasa y el azúcar causan indigestión es porque estimulan al estómago para que produzca más ácido.

“Esto también aplica a las bebidas alcohólicas, por lo que es mejor evitarlas si sufres de acidez estomacal”, aconsejó el experto.

¿Y los medicamentos?

Pero suponiendo que la tentación nos gana, nos damos una panzada y terminamos con acidez, ¿cuál es la mejor solución?

Si tienes un dolor moderado los antiácidos te aliviarán, confirma Van Tulleken.

“Las tabletas que parecen de tiza son las que más rápido funcionan porque neutralizan el ácido de forma inmediata”, explica el médico. Agrega que además son un medicamento seguro, que no provoca otros problemas.

Sin embargo muchas veces el dolor fuerte es causado por reflujo. Para este problema solemos tomar remedios llamados alginatos, que actúan formando una barrera de protección entre el ácido estomacal y el esófago.

¿Pero funcionan? Para averiguarlo, el doctor creó el modelo de un estómago.

Llenó un frasco de vidrio de forma cónica (conocido oficialmente como un matraz de Erlenmeyer) con ácido clorhídrico, que es el ácido que está en nuestros estómagos.

Luego, volcó una dosis de medicamento antireflujo que muchos utilizan para tratar el ardor estomacal.

Los alginatos formaron un tapón en la abertura que representaba la conexión del estómago con el esófago.

Van Tulleken dio vuelta el frasco para saber si el tapón era una barrera efectiva… y ¡lo fue!

El medicamento logró evitar que el ácido se escapara del matraz.

Conclusión: los dos medicamentos más comunes para tratar la indigestión son eficaces para aliviar los dolores.

Sin embargo, el médico advierte que si uno se encuentra usándolos muy seguido podría ser indicio de otro problema, que debería ser revisado por un especialista.

Este website usa cookies.