La política a los Benjamín Button

luis-35


Los buenos guiones suelen asemejarse a las buenas obras literarias, que sus mensajes proyectan situaciones que subsisten al pasar de los años.

El tema de la juventud y la búsqueda de su perpetuación ha sido tema de muchos clásicos de la literatura y la cinematografía.

El estadounidense Eric Roth es reconocido como uno de los buenos guionistas estadounidenses, obteniendo mayor fama cuando en 1994 ganó un Oscar al adaptar a un guión cinematográfico la obra “Forrest Gump”, escrita originamente por Winston Groom.

Sin embargo, las generaciones más recientes lo recuerdan por el guión de “El curioso caso de Benjamín Button”, una extraña historia de una persona que nace con los achaques de un anciano e inicia una vida en reversa, cuyo cuerpo rejuvenece mientras su mente y achaques siguen el ritmo de envejecimiento normal.

Cuando Gustavo Montalvo planteó su idea de descartar de la oferta peledeísta a los que ya han estado en el escenario electoral pisó cayos a varios que ya se la tienen guardadas.

En una de las tantas tertulias que se comentan asuntos políticos, uno con aire de intelectual planteaba que en política abundan los Benjamín Button, que aún con físicos estrujados por el paso de los años tienen conductas y pensamientos actualizados, y otros que con apariencia juvenil tienen los padecimientos mentales de quienes se han desgastado con el tiempo.

El comentario se hacía con dolor y preocupación porque, al parecer, la idea de Montalvo ha gustado más de lo que se esperaba.

Publicidad
Publicidad