Miércoles, 14 de noviembre, 2018 | 3:32 am

La pandemia del acoso sexual



Es preocupante que mujeres adolescentes, estudiantes de la tanda extendida entrevistadas por el periódico EL DÍA sobre su visión del sistema y la sociedad plantearan el acoso sexual como uno de los grandes problemas que les afectan en sus vidas cotidianas.

Parece que esta forma de abuso se ha convertido en una pandemia que demuestra, una vez más, el desprecio social hacia la mujer, así como las penurias que tiene que superar para poder desarrollarse en una cultura androcéntrica.

El caso Weinstein destapó el acoso sexual en el cine, destruyendo en horas la carrera de un director tras otro, y bajando del pedestal a actores de la talla de Dustin Hoffman.

El escándalo de Cosby dio la alerta de que el abuso de poder y la manipulación para obtener favores sexuales no es una gracia.

Las denuncias por hechos similares en el pasado ya se cobraron la dimisión del Ministro de Defensa británico Michael Fallon, y motivaronel suicidio de Dan Johnson, congresista estatal de Kentucky. Y aquí ya tenemos casos de profesores universitarios expulsados por tales aberraciones.

Las mujeres están denunciando cada día más el acoso sexual y expresando que este comportamiento las daña y es intolerable. Ya se hartaron del silencio, de meter la cabeza como el avestruz que se esconde para no ver la realidad soportando el costo de vivir rumiando humillaciones y frustraciones.

Y como las mujeres se empoderaron para denunciar, los hombres también pueden aprender que el acoso sexual no es un derecho o un privilegio que da el poder, el ser jefe o director de lo que sea.

Que el que acosa puede perder su honor, su trabajo o hasta la vida.

Pero más que todo, saber que acosar está mal y que irrespetar a las mujeres tiene consecuencias. Que cuando una mujer dice que no, está diciendo no.

Que la mujer es un ser humano, no un cuerpo o un objeto. Y que no abusar, además de ser signo de buena salud mental, es expresión de bondad y de respeto humano.

Altagracia Suriel

Publicidad