X

La “oposición” en el COD se ha desinflado en la etapa decisiva

Hace unos meses, dado el gran aparataje promocional que se efectuaba, parecía que la lucha por el poder en el seno del Comité Olímpico Dominicano se tornaría agresiva y cerrada.

Un grupo opositor propalaba la necesidad de un cambio de las actuales estructuras, con el objetivo de mejorar cualitativamente y romper de una vez por todas, con el “estancamiento” que propician los actuales dirigentes, encabezados por su presidente Luisín Mejía, con casi una década al mando.

Parecía que la lucha se intensificaría en la medida que se acercaran los comicios, programados para diciembre próximo, sin embargo, en la actualidad ese movimiento opositor, encabezado por José Manuel Ramos, se ha ido desvaneciendo, al punto que en los últimos días no da signos de vida.

Se podría especular que tras la participación dominicana en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia, a cuyo resultado de 107 medallas la gestión ha sabido “sacarle el jugo” como una actuación fuera serie, ha enterrado a la oposición que busca desplazarla.

Mejía es un verdadero mago, un diplomático de primer nivel y un experto en relaciones públicas y publicidad, labor que desempeñó durante años, antes de ingresar al COD, donde tiene el control absoluto, al punto que se cree que su reelección podría producirse por “aclamación”.

Esto último, lo de la “aclamación”, podría ser un arma para desinflar por completo a los que creen que debe producirse un cambio que han definido como “una necesidad imperiosa” para dar un giro al movimiento deportivo.

Mientras los aspirantes a dirigir el COD duermen un sueño profundo, Mejía y sus seguidores se mueven por lo bajo, sin hacer bulla, conscientes de que en esta sociedad, no importa el segmento que sea, es difícil que se produzca un cambio de poder cuando el mismose detenta en sus diferentes facetas.

Es posible que cuando lean esta columna despierten los que entienden que con lo poco que están haciendo pueden tener posibilidades de producir un cambio en la dirección del Comité Olímpico Dominicano.

Reitero que es posible que esa “oposición” trate de mostrar sus músculos en estos días, con el objetivo de dar una de las mayores sorpresas electorales en la historia republicana.

Este website usa cookies.