La Justicia se plantea procesar a legislador



La Corte Suprema de Brasil aceptó ayer las denuncias de supuesta corrupción formuladas contra el presidente del Senado, Renán Calheiros, quien ha sido acusado de recibir coimas de una constructora para el pago de la pensión de una hija.

La decisión fue tomada por ocho votos contra dos y sienta en el banquillo de los acusados a un político de la mayor confianza del presidente brasileño Michel Temer, en momentos en que el Senado se apresta a votar importantes medidas de un polémico plan de ajuste fiscal promovido por el Gobierno.

Publicidad
Publicidad