La justicia mantiene a Lula bajo amenaza

Dice que es víctima de una “cacería de brujas” ante juez que lo investiga

A Lula da Silva le será  difícil evitar la cárcel si la  sentencia fuera confirmada en segunda instancia.
A Lula da Silva le será difícil evitar la cárcel si la sentencia fuera confirmada en segunda instancia.


Sao Paulo.-El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva concluyó ayer su declaración ante el juez federal Sergio Moro en el marco de un proceso relacionado con el caso Petrobras y en el que responde por los supuestos delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, condenado en julio a casi diez años de cárcel, llegó debilitado a este segundo proceso, después que su exministro de Finanzas Antonio Palocci, que purga una pena de doce años de reclusión, admitiera la semana pasada que las acusaciones contra el líder histórico de la izquierda tienen fundamento.

Sobre Antonio Palocci

Lula aseguró que su exministro de Hacienda Antonio Palocci, que lo acusó de haber hecho un “pacto de sangre” con la constructora Odebrecht para recibir millonarios sobornos a cambio de contratos públicos con la petrolera Petrobras, tan sólo pronunció mentiras en el testimonio que rindió al mismo juez, la semana pasada.

“Yo vi a Palocci mentir aquí. Nada de lo que dijo es verdad”, aseguró.

En julio, el popular juez anticorrupción condenó a Lula a nueve años y medio de cárcel como beneficiario de un tríplex en el balneario de Guarujá (Sao Paulo) ofrecido por la constructora OAS a cambio de su influencia para obtener contratos en la petrolera estatal.

A Lula le será difícil evitar la cárcel, si esa sentencia fuera confirmada en segunda instancia. Y si lo lograra, vería seriamente comprometida su posibilidad de presentarse a las elecciones presidenciales de octubre de 2018. Hasta el momento Lula da Silva enfrenta cinco causas penales.

La cacería de brujas

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva dijo ser víctima de una “cacería de brujas” en el testimonio  de 2 horas y 10 minutos  que rindió ante el juez Sergio Moro, que lo investiga por corrupción pasiva y lavado de activos.

Publicidad
Publicidad