La firma de un acuerdo ya firmado y en ejecución

luis-36


Resulta extraño que hace recientemente se hiciera un aparataje desde el Palacio Nacional para la firma de un acuerdo que ya se había firmado con miras a ejecutar un programa que ya está en ejecución.

Los máximos representantes del Gobierno, la actual Junta Central Electoral y Unicef, con varios testigos institucionales, se reunían en la casa de Gobierno en medio de un gran ceremonial y estampaban sus firmas en un acuerdo para dotar de actas de nacimiento a los niños al momento de nacer en los hospitales públicos. Lo extraño es que ese acuerdo ya había sido firmado en el pasado y el programa puesto en marcha por los mismos actores (lo único que en aquella oportunidad no se firmó en el Palacio y el presidente de la Junta era Roberto Rosario) hace varios años.

Incluso, el programa tiene un elemento adicional que en esta oportunidad no se mencionó que es lo relativo al número único, es decir que desde que se nace ya la persona tiene asignado el que sería su número de cédula cuando sea mayor de edad.

Como siempre ocurre en un país donde se desconfía de todo y habiendo una solicitud tipo sentencia de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos que pide darle la nacionalidad dominicana a todo el que nace en el país, a pesar de que la Constitución establece que la misma no le corresponde a hijo de extranjeros que residen en el país de manera irregular, ya hay sectores que empiezan a ponerse chivos.

Lo cierto es que se trató de un acto poco usual y también que hay esfuerzos no secretos para que se le de nacionalidad dominicana a miles de extranjeros a los que no le corresponde según la Constitución vigente.
Pronto se sabrá si hay gatos entre macutos.

Publicidad
Publicidad