La desafiante Miriam

miriam-germanbrito


La jueza Miriam Germán le dio una bofetada a colegas suyos y al Ministerio Público con un voto disidente que quiso hacer público de inmediato, cuando se conoció la apelación a las medidas de coerción por el denominado “Caso Odebrecht”.

Y lo puso por escrito, como si quisiera no dejar espacios a las dudas sobre cuál es su opinión.

Aunque la audiencia era para conocer una apelación o las medidas de coerción, hizo valoraciones de las pruebas, de las que dijo temer sobre su efectividad en un eventual juicio de fondo.

El Ministerio Público le salió al frente de inmediato, señalando que no se está en la fase de valoración de pruebas, pues tiene ocho meses para completar las investigaciones y que en la solicitud de medida de coerción lo que se presentan son indicios.

Miriam Germán también desafió al “Foro Público” digital, que suele desatar toda su furia contra quienes actúan contrario al deseo de los que promueven esta especie de guillotina de reputaciones.

Cada vez son más las figuras relevantes que, sin darse cuenta, han bajado la cabeza ante la perversa maquinaria de descrédito utilizada por sectores de todos los colores e intereses para forzar a que sus posiciones no sean cuestionadas, y obligar a que se actúe conforme al criterio por ellos definido.

A unos les llaman “bocinas” y a otros “extremistas”, pero ambos actúan con la misma lógica: desacreditar para asustar.

Miriam Germán Brito fue una de las que en su momento bajó la cabeza frente a estas embestidas, pero al parecer tomó un nuevo aire y buscó el valor para desafiarlas.

Publicidad
Publicidad