La cordura



La sociedad dominicana dentro y fuera del territorio dominicano manifiesta un desconcierto casi generalizado ante la secuencia de asesinatos de mujeres a manos de hombres que las pretendían aunque el caso mas escandaloso es el de la jovencita Emily Peguero que se hizo mas notorio por lo macabra de la mentalidad de la madre de uno de los asesinos materiales de la adolescente.

Hasta el momento, en ese caso que se involucra a una funcionaria del estado lo cual a permitido sacar a la luz la vida de una mujer corrupta en todos los sentidos de su diario accionar, la sociedad sigue a la espera que los demás implicados también sean apresados y procesados.

Hemos visto a una sociedad dispuesta a tomar justicia por propia mano, dispuesta a no aceptar que esta mujer logre encontrar algún salvo conducto que la libre a ella de la pena máxima que le corresponde por cómplice de asesinato.

Podríamos decir que como sociedad estamos siendo críticos sobre cada uno de los detalles de este y los demás casos que tan solo en una o dos semanas han salido a la luz publica relacionados a muchachas de corta edad en manos de enamorados, padrastros, novios o maridos despechados.

Sin embargo, de manera individual seguimos incentivando estos comportamientos.

Ayer lunes, vi en el Show del Medio una escena de cómo a través de los medios de comunicación quienes debemos servir de modelos y voceros de una conducta irreprochable somos quienes la motivamos.

Uno de los conductores simulaba darle unos correazos a otro por un comentario. Otros tantos comunicadores que no saben expresas sus pensamientos sin el uso de palabras soeces.

Entonces de qué manera pedimos cordura a quienes ven estos programas.

Publicidad

Publicidad