Jueves, 18 de octubre, 2018 | 7:22 am

La Comisión ya está acostumbrada a prejuiciarse



Hemos planteado en numerosas ocasiones que la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos actúa con gran prejuicio contra la República Dominicana y no se vislumbra ninguna actitud diferente.

Además de prejuiciada actúa con irrespeto y saña.

En su última sesión, celebrada en Colombia, planteó de nuevo que República Dominicana cambie su Constitución y su ordenamiento jurídico para que se le conceda la nacionalidad dominicana a quien no le corresponde.

Tan prejuiciada está, que hace ese pedimento desde un país, como Colombia, que solo le concede su nacionalidad a los hijos de extranjeros residentes legales.

En cualquier escenario la Comisión de marras arremeterá contra un país al que ha convertido en su especie de “banquito de pica”

Con relación a la aplicación de la Ley 169-14, que crea un mecanismo expedito para obtener la nacionalidad dominicana por vía de la naturalización, las autoridades tienen el deber de velar porque las instituciones funcionen y que se puedan acoger a sus beneficios todos los que les corresponda.

Pero que se sepa, no esperamos ninguna actuación justa por parte de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos en el caso en cuestión.