Martes, 13 de noviembre, 2018 | 2:29 pm

Insolencias históricas



Hay una corriente rosca-izquierda que viene incidiendo nefariamente al proponer públicamente ideas alucinadas. Al suicida Santana, sin cuya espada no habríamos logrado separarnos de Haití, pretenden sacarlo del Panteón ninguneando su bizarra heroicidad (busquen jacquesponty.com), por yerros que contaron con notorios cómplices como José Gabriel García.

Este funcionario santanista durante la Anexión, favorecido con el regalo de la imprenta oficial, fue además autor-firmante como canciller de la primera carta ofreciendo a Estados Unidos vender o arrendar Samaná. Muchos cernícalos y “apparatchiks” que execran a Santana, empero sobrevaloran al Caamaño de 1965 obviando el resto de su accidentada vida. Si Santana se “vendió” a Isabel, Caamaño peor a Fidel.

Más dominicanos apoyaban al primero –quien “cumplió”— que al guerrillero ineficaz. Caamañistas traidores promueven la absurda especulación de que a las Mirabal dizque las mataron los héroes del 30 de mayo (locura de Angelita desmentida por Dedé).

Es espeluznante ver cómo excretando tinta pretenden la canallada de difamar los ajusticiadores, exculpar al asesino Trujillo y desconcertar juventudes con engañoso proselitismo “oikofobico”. ¡Insolentes barbaridades!