Informe sobre la inflación



El Banco Central de la República Dominicana acaba de informar que la inflación existe. De hecho es el organismo con facultad para informar sobre este catastrófico fenómeno económico, no importa el porcentaje calificado.

El organismo la midió porcentualmente desde diciembre 2015 a diciembre 2016. Un año justo, y alcanzó 1.70 por ciento.

El informe, de algo que sufre en carne viva el pueblo dominicano, ha tenido serias repercusiones, ya que se ha reflejado en los sectores más sensibles y que afectan el día a día de la familia dominicana: alimentos (pollo fresco, cebollas ajíes plátanos verdes, lechuga, tomates) bebidas como la leche y otras sin contenido alcohólico, transporte, vivienda, comunicaciones y bienes y servicios.

El informe está hecho de manera muy técnica, y lo que dice no llega a la inmensa mayoría. El pueblo llano sabe que la inflación existe porque la palpa día a día en sus magros ingresos.

Y la sufre porque concomitantemente a su existencia, variación o ligero estancamiento, tiene que pagar su costo.

Hay, eso sí, una responsabilidad exterior a ese informe.

Se trata de las medidas que tiene que sugerir el Banco Central para que la realidad económica del pueblo dominicano cambie.

Y que los sueldos, más allá del drama diario de la sobrevivencia, se conviertan en sueldos dignos.

Publicidad
Publicidad