Martes, 16 de octubre, 2018 | 7:39 pm

Huelga contra los más pobres



Dueños o arrendatarios de unidades de transporte de pasajeros que explotan rutas autorizadas por el Estado no se conformaron con ellos no trabajar, sino que quisieron impedir que otros dominicanos que iban a sus trabajos utilizando otros medios de transporte se vieran impedidos de laborar, llegar a sus centros de estudios o a hacer diligencias varias.

Estos intentaron bloquear la avenida 27 de Febrero para que el tráfico no fluyera.

Pareciera que su huelga, protestas o reclamos estaban dirigidos a los ciudadanos que usan esos medios para transportarse.

Hay que dejar claro que los empresarios del transporte, los médicos, los maestros y otros que trabajan ofreciendo servicios públicos le hacen huelga a la población, que es la que se ve afectada por sus paros.

Un grupo de estudiantes de la UASD, que de seguro no son los que se destacan por su rendimiento académico, también se “solidarizaron” con la protesta de esos transportistas, propiciando desórdenes en el campus universitario y los alrededores.

Atacaban a pedradas los autobuses que usan los estudiantes de la UASD para transportarse o los vehículos de ciudadanos que pasaban por los alrededores.

También pareciera que la protesta era contra los otros estudiantes o contra los ciudadanos que nada tienen que ver con la excusa usada para propiciar esos desórdenes.

Cualquiera pudiera pensar que el desorden de los transportistas realmente es una reacción contra las acciones gubernamentales para mejorar el sistema de transporte público o que el desorden de los estudiantes de la UASD es un adelanto por la anunciada revisión de los gastos no justificados en esa academia.

Queremos dejar claro que las huelgas del transporte, de los maestros y de los médicos son contra la población, y que las protestas violentas en la UASD a quienes más afectan es a los estudiantes de esa academia y a los simples ciudadanos que transitan por sus alrededores.