Jueves, 15 de noviembre, 2018 | 10:00 am

Hoy se cumplen 179 años del natalicio de Gregorio Luperón

“Al lanzarme en la arena de la revolución sólo he tenido por móvil el ansia de ver restaurada la República Dominicana, sus leyes y sus libertades”.
-General Gregorio Luperón.

General Gregorio Luperón
General Gregorio Luperón


Santo Domingo.- Gregorio Luperón nació en Puerto Plata el 8 de septiembre de 1839, fue un militar y político dominicano, fue también presidente provisional de la República Dominicana entre 1879 y 1880.

Comprometido con la causa independentista del país, una pelea contra partidarios de la anexión española, promovida por el gobierno de Buenaventura Báez, le llevó a la cárcel, donde logra escaparse, y se va al exilio a Haití, Estados Unidos y Curazao.

En 1863 regresó de forma clandestina a la República Dominicana para participar en varios movimientos de insurrección; ese mismo año junto a Santiago Rodríguez y Benito Monción, Luperón dio inicio a la Guerra de la Restauración. Dado su valor y talento para las estrategias de guerra, alcanzó el rango de general en poco tiempo, y luego fue designado Jefe Superior de Operaciones en la Provincia de Santo Domingo. Un sangriento capítulo que, afortunadamente, terminó con la victoria dominicana, y una república libre, soberana e independiente.

Vencido el ejército español, aceptó el cargo de Vicepresidente de la Junta Gubernativa. Restaurada la República, regresó a su pueblo natal, Puerto Plata, rodeado de la admira­ción y del cariño del pueblo dominicano que lo aclamó y lo aclama desde entonces, como la espada más firme en defensa de sus ideales patrios.

Se opuso al regreso al poder de Buenaventura Báez, lo cual le conllevó al destierro y expulsión del país. Pocos meses después, regresa para integrar el movimiento llamado Triunvirato de 1866, que derroca a Báez y se convierte en gobierno.

El 6 de Octubre de 1879, Gregorio Luperón asumió la presidencia de la República Dominicanatras el derrocamiento del gobierno de Cesáreo Guillermo. El gobierno provisional de Luperón duró catorce meses, y dio inicio a una época de paz, libertad y progreso en el país.

Estableció la sede del Gobierno en Puerto Plata. Para atender los asuntos políticos y militares de la Capital y del sur del país, nombró Delegado del Gobierno en Santo Domingo y Ministro de Guerra y Marina a su lugarteniente, el general Ulises Heureaux.

Al otro día de asumir el Gobierno, el Presidente Gregorio Luperón decretó la suspensión del pago de la deuda pública que abrumaba al Gobierno y creó varias asociaciones de comerciantes llamadas Juntas de Crédito para obtener de ellas préstamos con una tasa de interés más baja que la que cobraba la Junta de Crédito que funcionaba en la ciudad de Santo Domingo, que concedía préstamos al Gobierno con una tasa de 28 por ciento mensual.

El 7 de enero de 1880, Luperón convocó por decreto una Convención Nacional para que elaborara una nueva Constitución de la República, la cual fue promulgada el 28 de mayo de 1880 y tuvo como referente la Constitución Liberal de Moca.

Este período de paz llegó al final con el ascenso al poder del General Heureaux (Lilís) cuyo gobierno despótico y dictatorial impulsó a Luperón a poner en marcha en el exterior una campaña para combatirlo. Sin embargo, esta campaña fracasó.

Luperón enfermó de cáncer en el año 1896, cuando se encontraba exiliado en Saint Thomas, donde se refugió luego que rompió con el que fue su lugarteniente, el Presidente Heureaux (Lilís), quien cuando se enteró de la gravedad de la enfermedad que sufría su antiguo líder, fue a buscarlo que falleciera en su ciudad natal, Puerto Plata.

Cuando se produjo la muerte del ex Presidente Gregorio Luperón, el 21 de Mayo de 1897, el Presidente Lilís dispuso que se le rindieran los honores de jefes de Estado y encabezó los actos de despedida.