Miércoles, 20 de junio, 2018 | 1:08 pm

“Hemos logrado romper el silencio sobre los temas de sexo y el aborto”, afirma Magaly Caram

Realidad. Magaly Caram afirma que la política de Profamilia es educar sexualmente a la mujer y a los jóvenes. Preocupación. Teme haya retroceso respeto a los derechos femeninos.

La política de Profamilia es hablar de sexualidad como algo hermoso, como una forma de comunicación humana, que debe hacerse con responsabilidad y conciencia.
La política de Profamilia es hablar de sexualidad como algo hermoso, como una forma de comunicación humana, que debe hacerse con responsabilidad y conciencia.


SANTO DOMINGO.-La Asociación Dominicana Pro Bienestar de la Familia (Profamilia) no promueve las relaciones sexuales, pues sus políticas están encaminadas hacia la educación de mujeres y jóvenes sobre sus derechos sobre sexualidad y reproducción, así lo afirmó su directora ejecutiva, Magaly Caram, al participar en los Coloquios de EL DÍA.

Desde sus inicios, Profamilia fue venciendo obstáculos y el primero fue romper el silencio de hablar de la sexualidad.

Afirma que cada proyecto de Profamilia es resultado de un proceso de evaluación e investigación, pues “siempre hemos querido saber qué piensa y cómo hablar con la gente”.

Proceso de aceptación

Los casi 8 años de la escuela radiofónica con temas de educación, implementada por Profamilia, jugó un rol muy importante en la aceptación de las personas, aunque Caram reconoce que hubo mucha resistencia, en especial en los hombres.

“Aunque ha sido un proceso lento, siempre precedido por investigaciones y estudios, pero muy firme y sostenido, se ha logrado que los cambios se produzcan. Luego llegó el momento en que dejamos de hablar de población como un problema, y ahora nos centramos en los derechos de las mujeres”.

Políticas públicas

“Nuestra relación con el sistema de salud dominicano siempre ha sido de colaboración y lo seguirá siendo. Somos una organización privada no gubernamental, cuyo compromiso es colaborar con el Estado en la formulación de políticas públicas”.

Cuenta que se iniciaron con el programa de planificación familiar, pero luego pasaron al de educación sexual, y hasta lograron entrar en el sistema escolar, cuando Ivelisse Prats era la Ministra de Educación.

Lamenta que el modelo que desarrollaron para las escuelas, donde se llegaron a formar hasta 60 mil jóvenes, cesara por intervención de la Iglesia católica.

Profamilia y las iglesias

Al referirse a la creencia de que la entidad tiene una relación difícil con la Iglesia católica, la socióloga afirmó: “Nuestra relación no es tan ríspida como se piensa, tenemos muchas personas, sacerdotes y dirigentes de la comunidades eclesiales de base que trabajan con nosotros; el problema es la jerarquía y, dentro de esta, uno o dos son los más agresivos”.

Asegura que el tema tiene su base en el patriarcado y el control histórico que ha tenido la Iglesia católica, primero en el poder y luego en la sexualidad, “donde el control de las mujeres y su vida sexual juega un papel preponderante y ahora estamos en un retroceso con políticas cada vez más represivas”.

Indica que, desafortunadamente, hay una posición para que las mujeres pierdan los logros alcanzados y las conquistas que han obtenido a sangre, sudor y lágrimas, “eso es lo que están liderando los sectores fundamentalistas y la Iglesia”.

Lo que hace falta es el diálogo, sentarse a la mesa y realmente escuchar al otro y aceptar que “somos seres humanos con igualdad de derechos, diferentes, pero iguales, y respetar eso”.

Plan estratégico

La Profamilia que inició hace 52 años en Los Mina colocando el DIU, que se llamaba el Ziper, hoy cuenta con 7 clínicas en el país y varias modalidades de este dispositivo de planificación. “Incluso tenemos el Siu, que tiene una efectividad similar a la de una esterilización femenina”.

Han crecido tanto que cuentan con un plan estratégico, en este año han ofrecido cerca de 800 mil servicios de salud, un 87 % de la meta que se habían propuesto para el año 2018.

Uno de los elementos que están trabajando es la nueva masculinidad, con la meta de cambiar las conductas agresivas y lograr un cambio real en relación al tema de la violencia.

Caram dijo que el 75 % del presupuesto de Profamilia, que asciende a 14 millones de dólares, sale del pago de los servicios en las clínicas y el otro 25 % de las donaciones; reciben una subvención anual de RD$30 millones del Gobierno que usan, básicamente, en su programa de Unidad Móvil de Salud que va a 42 bateyes 4 días a la semana.

Logros en   2017

—1— Consultas
Profamilia realizó 255,454 consultas y procedimientos externos.
—2— Cirugías
Se practicaron 2,597 en las áreas de planificación familiar y salud sexual y reproductiva.
—3— Diagnósticos
En los medios diagnósticos se realizaron 111,434 estudios.
—4— Laboratorios
Se practicaron 328,550 pruebas de laboratorios y banco de sangre.

ENTREVISTA

LAS CAUSALES DEL ABORTO

Invitada al coloquios del periódico El Día, señora Magaly Caram; directora ejecutiva de Profamilia/foto Jose de Leon

Invitada al coloquios del periódico El Día, señora Magaly Caram; directora ejecutiva de Profamilia/foto Jose de Leon

¿Cuál es su posición en cuanto al aborto?

Nosotros somos uno de los 5 países del mundo donde todo tipo de aborto está prohibido, eso es una vergüenza, y me da pena decirlo en foros internacionales, donde países con regímenes políticos más atrasados que el nuestro tienen el aborto por causal de salud aprobado y nosotros todavía no.

¿Cuál cree es la inclinación de la sociedad sobre este tema?

Nosotros logramos romper el silencio, pues las encuestas han evidenciado que más de un 75 % de la población acepta el aborto por las 3 causales, que son cuando el embarazo pone en riesgo a la mujer, cuando el feto viene con malformaciones que no le permitirían vivir o cuando el embarazo es producto de una violación sexual o incesto.
¿Qué plantea Profamilia para crear condiciones favorables?

En la medida en que entendamos que si educamos sexualmente a los jóvenes, disminuiremos los embarazos en adolescentes, abortos clandestinos y muertes maternas, así como los indicadores sociales que tienen al país sumido entre los países que más bajo cumplimiento tienen de los objetivos de desarrollo sostenible.