Lunes, 18 de junio, 2018 | 3:05 pm

Gran vuelo sin retorno, un sueño, una utopía, un divagar



Porque:… “El hombre que no piensa por

Sí mismo, no piensa en absoluto”

Vivimos en una Paradoja,

Que ha reducido al absurdo, las

Premisas en la cual se basa.

Hace unos días, me entere, que la Fuerza Aérea Dominicana, posee unos cien aviones, -según el redactor de la nota de prensa-, aunque me parece que lo ocurrido fue, que reunió esa cantidad, convocadas para celebrar su aniversario y, en ese mismo momento, sufrí una decepción.   Y es que ante ese número, de inmediato pensé en abrir una cuenta en un banco, con el propósito de recabar fondos, con el fin de comprar combustible suficiente para llevar a cabo solo la pata de ida a las islas Galápagos.

Solo la ida y que se queden con los aviones, ufff, solo de pensarlo siento como cambia el ambiente:¿Imaginan realizar este vuelo y que en el mismo solo vayan los treinta y cinco más uno, (35+1)? ¡No!, tanta dicha ni en sueños se produce. Por demás, me parece que este país no soportaría la ausencia de esa Corporación, de esa Sociedad de “emprendedores” y “empresarios” defensores a sangre y fuego del erario público.

Definitivamente, no creo que este pueblo pueda sobrevivir sin estos “inversionistas”, aun y hayan nacido “legalmente”, producto de un voto cautivo, esclavo de la “ayuda solidaria”, ya que sin ellos viviríamos a expensas de una real red mafiosa, dilapidadora de los dineros que el pueblo pone en manos de los funcionarios para su administración. Viviríamos, en un saqueo descarado de estos valores que utilizarían como si fueran enormes “lavadoras”, para luego autoproclamarse como “prósperos empresarios”, sin dejar lugar alguno de tendencia turística donde no hicieran “inversiones” en restaurantes y hoteles, sin obviar, sus “dachas” imperiales.

¿En qué demonios estaré pensando?, quizás en este pensar ha influido el haber  escuchado algo sobre que,  supuestamente, se encuentra en el libro de Daniel y en Apocalipsis, sobre la culminación de esta existencia y que supuestamente ocurrirá en el tiempo, más los tiempos y la mitad de un tiempo. ¿Es posible que ya estemos en este último tramo y sea la razón por la cual vemos este estado de…sin razón?

He tratado de buscar razones fuera de los hechos materiales que no necesitan explicaciones, son obvios, visibles y otros tantos palpables pero, todo lo convierten en percepciones indelicadas que cierran puertas y silencian voces. Y me parece, que hemos llegado a esta situación porque nuestros “diálogos” parecen ser dirigidos a sordos que tampoco ven. Donde los partidos, parecen corporaciones privadas con sucursales en todos los estratos de la vida pública y privada, aunque esto, en política, se le llama dictadura.

La cohibición del actual, en oposición a la moral, a la ética y lo decente, al parecer, se desvaneció. No existe temor al castigo, a la represalia, porque los llamados actual en ese sentido, de una manera u otra,  pertenecen a la Corporación y, sus expertos, hacen justificable hasta lo inaudito.

Gracias a la Virgencita, porque aquí, en este terruño, al parecer, si ella no intercede, nada se produce y, acuden a ella los más perversos y hasta los cimarrones, para que sea ese ser protector quien les dé el blindaje necesario para continuar como desde los tiempos en que se le apareció a los infelices Indios nativos, protegiendo a los fuertes de las embestidas de los mas pendejos.Porque de así no ser, estos verdugos ya la habrían pagado como se merecen.

Y con esto no expreso nada, quizás solo recordarle a muchos, que Democracia, antes de su definición, primero es un verbo, y como tal, conlleva acción. Es la acción, ante la cual este pueblo se muestra apático e insensible, lo que hace interesante, que el trayecto recorrido para llegar  a este estado político que vivimos, resulte mucho más interesante, digno, esperanzador e inspirador que la frustrada Democracia, de la cual nos estamos jactando. ¡Sí señor!

rafael-ramirez-ferreira

Publicidad