¡Ganar o ganar!



Me río, irónicamente, cuando repetidamente escucho que el manager ni batea, ni corre ni apara, justificando las malas actuaciones de un equipo de béisbol.

Y pregunto, ¿entonces cómo determinamos la calidad de un dirigente con referencia a otro?

Además del aspecto puramente técnico-estratégico, las relaciones humanas, la armonía del personal, el uso óptimo en tiempo y espacio de los recursos humanos, son solo algunos de los factores que debe manejar un dirigente en cualquier deporte.

En la pelota dominicana, contrario a las Grandes Ligas que cada año hay muchos equipos en reconstrucción y compiten por no perder la franquicia, y en las menores, que son ligas de formación y desarrollo, cada año salen seis “ampeones” con posibilidades reales de coronarse.

Y esas posibilidades crecen con los artificios que pueden cambiar la cara de un equipo con los sorteos de nativos e importados y la contratación de jugadores extranjeros en cualquier etapa.

El torneo comenzó “ayer” y ya esta semana se cumple la primera mitad (25 juegos).

Muchos se ofenden, pero considero que no es malo que fanáticos, directivos -y hasta periodistas- pidan la cabeza de los managers cuando su equipo no obtiene resultados decentes después de dos semanas.
Esta es una pelota diferente, aquí la pasión es ¡ganar o ganar!

Publicidad

Publicidad