Martes, 11 de diciembre, 2018 | 9:01 am

Fuerte tensión política en Washington por el caso Kavanaugh

ap18247637845361_1536166736376_12864617_ver1-0_1280_720


WASHINGTON. – Los abogados de la mujer que acusa al nominado para la Corte Suprema Brett Kavanaugh de haberla agredido sexualmente hace décadas dicen que aceptan el pedido de una comisión del Senado para que ella ofrezca su versión de los hechos.

Pero los abogados de Christine Blasey Ford dicen que quieren hablar con los senadores el sábado para organizar los detalles de la comparecencia de Ford. Ford “acepta” el pedido de la comisión de “ofrecer su conocimiento de primera mano de la inconducta sexual de Brett Kavanaugh”, dicen los abogados en una carta a la Comisión de Asuntos Jurídicos.

“Tenemos la esperanza de que podamos llegar a un acuerdo sobre los detalles” de la comparecencia, agregan. Estados Unidos se encontraba sumido en una gran incertidumbre política el sábado ante la incógnita de si Ford podrá ofrecer su versión ante el Congreso.

La nominación de Kavanaugh como juez del máximo tribunal del país es incierta luego que Ford, una profesora de psicología, denunció que él la agredió sexualmente cuando ambos eran adolescentes.

El presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado, el republicano Chuck Grassley, la noche del viernes aceptó darle más tiempo a Ford para que decidiera si se presentará ante el panel en Washington.

Grassley antes había dicho que la profesora de psicología de 51 años de edad que vive en California debía aceptar antes de la noche del viernes y que de lo contrario la instancia iría adelante con una votación para que el tema Kavanaugh pase al pleno del Senado.

Los abogados de Ford pidieron un día más. En tuit dirigido a Kavanaugh poco antes de la medianoche, Grassley aceptó dar más tiempo. “Ella debe decidir para que podamos avanzar.

Quiero escuchar su versión de los hechos. Espero que usted entienda, no es mi naturaleza ser indeciso”, escribió el senador republicano.

El nuevo plazo es para las 2:30 de la tarde del sábado. Además, le echó la culpa de la controversia al líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer.

“Me siento como que soy el segundo trombón de la orquestra y el director es Schumer”, se quejó Grassley en otro tuit.