Domingo, 11 de noviembre, 2018 | 6:03 am

Frases celebres en la mediación dominicana I



Tanto en la narración de admisión como en los casos de mediación, las personas expresan sus puntos de vistas a través de frases que en el transcurrir de los años nos han llamado la atención. Ellas expresan de manera natural sus inquietudes, pero a la vez, su preocupación por el conflicto que le está ocurriendo.

Tratare en esta columna o tal vez en otras, frases factible de estudiar por la sociología y la antropología, en momento en que las personas sienten ira, rechazo, odio, lastimas, desilusión, desesperanza y desatención de las autoridades y hasta de sus familiares.

Dentro de esas frases, tanto el género femenino como el masculino, la utilizan, suaves, graves y hasta violenta. Es decir, que estos no descartan su utilidad al momento de exponer sus preocupaciones a las personas mediadores y hasta a las recepcionistas, las abordan en las mismas formas y maneras.

Les recuerdo a las personas lectoras de Conflictos y Mediaciones que he coordinado Centros de Mediación en conflictos comunitarios, educativos y familiares. Les digo, que los conflictos educativos son los más ligeros en sus narraciones, ya que la infancia expresa sus conflictos con o sin agresividad. A la vez, son conflictos de poco entendidos entre personas menores de edad. Además, ellos y ellas suele pedir disculpas y perdón mas fácil que las personas adultas. He ahí la diferencia.

Sexo femenino

Ella: yo me lo gane por los años que tenemos juntos, no fue de balde que viví con él. Que me de lo mío. El no tenía nada cuando nos juntamos (2, 3, 5, 10, 12, 15 y 25 años de relación). Pero hombre suéltame en banda. Boca floja tú no hace ná. Llego tarde y qué, tú lo hace. Mujercita tu ve. Prefiero la paz, no la guerra como expareja. En 22 años he escuchado demasiado, ante todo es su papa.

Señalan que fue a través de préstamos que tenemos ese rancho. Mi esposo (siendo concubinato), era de madera cuando nos juntamos y la hicimos de block, invadimos un solar y nos mojábamos juntos. Le pase mucho trabajo, yo le cedía el dinero y el compraba los materiales, por eso las facturas están a su nombre.

Dicen, tenía 12 años cuando nos casamos, no tenemos hijos e hijas en común, yo tengo 3 y el 5. Nosotros nos las buscamos en la madrugá, el no piensa en sus hijos. La casa la hipoteco sin tener conocimiento, no me consulto, ahora me entero. Siempre quiere llevarme la contraria.

Otras frases impactantes para las damas; son mujeriego hasta la tambora. Se lo bebe todo. Jugador como él solo. Se lo chupa todo. No busca la familia. El no acepta que me visiten. No me da libertad de salir. No quiere que yo estudie. Que voy a buscar hombre. Trabajo de lunes a sábado con dormida. Mis hijos se quedan solo; mi hermana lo vigila. El maltrata a los muchachos. El no le habla como la gente, siempre con malas palabras.

Agregan también, me maldijo desde que lo conocí. No tuve oportunidad de nada. Me hirió el corazón. Se me salió de mi vida. Lo odiare para siempre, por todo lo que me hizo. Maldito abusaste de mi confianza. Nunca valoro lo que tenia. Siempre era así despegado. Se marcho de la casa y nunca mantuvo a sus hijos. Ahora viene a reclamar después de tantos años que tiene otra mujer. Desde que se enfermo se metió a la casa y por ser solidaria lo deje tranquilo y mire ahora como me hace la vida un infierno.

Sudorosas dicen 40 años esperando un cambio. Trabajando echando palante. Estoy arrima en un familiar. No podemos estar juntos en la casa. Todo ha sido un martirio. No sé su nombre completo, solo sé que le dicen Chicho. Toy nerviosa.

Señalan que hablamos pero no cuadramos. Esa señora es familia de nosotros. Eso es no problema mío. De vez en cuando le doy su boronita. No es una cosa del otro mundo. Esa cosa no es de ella y mucho menos de su marido. Cree que los hijos son solo míos y se desentiende de ellos. Dice que si abandono la casa pierdo mi derechos y los vecinos me dicen ve a la fiscalía.

Tras la ruta critica de la mediación, expresan preocupación por lo que le esta pasando, como por ejemplo después que se fue me asecha. No duermo tranquila en la habitación con el en la casa. Solo nos separa una cortina. Tenemos 2, 5, 10 y 15 años separados dentro de la casa y me he degastado por esa situación.

Indican que nuestro matrimonio siempre fue violento. Un martirio, un infierno, pero por los hijos me mantuve fija. Lo muchacho no le importan. Solo le interesa la casa. Préñate a otra como voy estar contigo. En el golpe me pongo mantequilla tibia para quitarme el moretón de la violencia.

Otras expresiones que llaman la atención son las relacionadas a la familia de ambos. Mi familia no puede visitarme. Mi madre menos. Yo no hablo con esa gente. Es que son violentos desde sus padres. Solo critican, pero no resuelven. Ellos si le interesa lo que tenemos. No me ayudan con los hijos, después de su hijo muerto. Me quieren sacar de la casa y para donde voy con ellos.

Relatan cuando su pareja se refiere a ellas con estas frases: durante el día gorda, fea, alborota, chismosa, haragana, no sirve para nada. Eres una inútil y en la noche quiere que estemos contentos. Que me acueste con él. Con que amor acepto que se me acerque. No, es imposible. Estábamos en gremio, es decir, en una funeraria. Mujer no trabaje, yo te mantengo. Ocúpate de tus hijos. Si tu no me quiere, ha tu vida.

El se fue con otra mujer. Me estaba ahorcando, no quiero nada con él. Se ha puesto muy agresivo. Dividí la casa en dos cuartos, una está él y yo en otra. No quiere que nadie me visite. La gente mía tiene que visitarme. Tuvimos un show grandísimo. Me fui a la fiscalía, porque me saco de la casa. Amanecí en el cuartel con mis 4 muchachos.

Soy la madre de sus hijas y ni aun así es agradecido. No reconoce que tengo derecho sobre lo que me corresponde. Dichosa es porque por lo menos le dejo una casa. Quiero alejamiento de ese señor. Que el es el (una mirada). Yo no soy ninguna tonta. Este no tenía ni con que caerse muerto cuando nos juntamos. Estamos juntos porque vivimos en la misma casa, pero no como pareja. Entre nosotros no hay remedio. Ese señor a nadie le da la razón.

Alexis Rafael Peña.

Publicidad