Viernes, 19 de octubre, 2018 | 4:32 am

Foul gringo



Fue una frescura inexcusable que el encargado de negocios de Estados Unidos en Santo Domingo haya sido enviado por su Departamento de Estado a quejarse con el presidente Medina porque establecimos relaciones con China, tal como hizo Nixon en 1972.

El avance de Beijing en la cuestión de la isla de Taiwán luce indetenible, pues ya los dominicanos no somos sus más recientes relacionados, dado que hace unos días Burkina Faso reconoció a China.

Un aspecto ventajoso para nosotros es que Haití sigue con Taiwán y esta semana su presidente Jovenel Moise hace una visita de Estado de cinco días. Su delegación de 30 personas podrá aprovechar la “generosidad” taiwanesa cuando de asegurar lealtades se trata y ojalá resulte en beneficio del vecino.

Si tanta importancia da Washington a Taiwán, seguramente ayudará a Haití para asegurar la continuidad de esa relación diplomática.

Pero venir un gringo a darnos boches sobre un asunto puramente soberano es inaceptable. Amiguitos de los americanos sí somos pero sin “bullying”, que ya hemos crecido un chin.