Domingo, 17 de junio, 2018 | 1:51 pm

Foco



” Nunca podrás lograr las cosas que deseas, solo podrás lograr las cosas en las que estás enfocado”

¿Cuántas personas están buscando prosperidad y en todo lo que piensan es en su escasez?

¿Cuántas personas quieren estar sanos pero viven aterrorizados por su enfermedad?

¿Puede alguien generar bienestar pensando en sus problemas?

En mi vida he podido constatar que solo cuando me siento exitoso puedo serlo. La confianza del que sabe a donde va, del que se siente capaz de llegar, de batir al obstáculo y salir triunfante le da la energía para efectivamente salir vencedor.

Dice la Biblía que la “Fe es la seguridad de lo que aun no se ha visto y la certeza de lo que se espera” (Hebreos 11:1). Así que podríamos concluir que lo que alberga nuestro corazón: Miedo o Fé, finalmente será lo que veremos materializarse. En otras palabras, en lo que estamos enfocados.

Desear es débil, no genera energía, enfocar es poderoso, atrae las energías similares.

¿Cuáles son tus pensamientos dominantes?

¿Cuál es tu conversación interna?

¿Cuál es tu visión del rumbo que llevas en la vida?

Las respuestas a estas preguntas te darán una idea de hacía donde te diriges.

Cuesta lo mismo habituarse a tener pensamientos de victoria, bienestar y salud que habituarse a los pensamientos negativos.

Si te das cuenta, tanto la Fe como el Miedo son sentimientos basados en expectativa: aún no suceden, estamos esperando o temiendo que algo suceda.

Enfoca en lo que buscas, habla sobre ello como si lo tuvieras o lo estuvieras viviendo. Siéntete en posesión y agradece a Dios su bendición al habértelo concedido. Verás milagros suceder.

Sígueme en IG @aguileralberto

Fan Page Facebook y

LinkedIn

Publicidad