Domingo, 14 de octubre, 2018 | 9:29 am

Fascinación por el insulto

luis-75


Los tiempos en que Jalisco arrebataba cuando perdía son cosas del pasado, por lo que ha tenido que cambiar de método.

Cuando pierde o no tiene argumentos para ganar, insulta o desacredita, que para el caso es lo mismo.

El insulto se ha ido constituyendo en el “elemento esencial” en cualquier debate o disputa.

En los últimos meses, mientras mayor es el tamaño del insulto más connotación se cree tener.

Los extremos, al perder su sustento ideológico, han preferido refugiarse en el insulto, perdiendo en el camino cualquier resquicio propositivo que pudieron haber tenido en el pasado.

“Insulta, insulta, que algo queda” pareciera ser el nuevo grito de batalla de los integrantes de esos grupúsculos, cuya enfermedad se propaga como la peste bubónica de finales de la Edad Media.