Falta de mantenimiento

Hugo López Morrobel
Hugo López Morrobel


Uno de los graves inconvenientes que ha confrontado la infraestructura deportiva en República Dominicana ha sido la falta de mantenimiento.

Obras que en su momento fueron “prioritarias” para el montaje de eventos, en especial de Juegos Nacionales, se encuentran abandonadas desde hace años.

No es posible que el Estado haya invertido millones de pesos en obras deportivas para que al poco tiempo estén en desuso absoluto.

Una muestra patética de esa anómala situación es la piscina de Barahona, por solo citar un caso de los cientos que se pueden mencionar.

Cuando los barahoneros solicitaron la sede de ese evento, tras concluir los de San Francisco de Macorís, una delegación pidió la construcción de una piscina olímpica, a lo que asintió el presidente Antonio Guzmán.

A los pocos meses de clausurarse los juegos esa instalación estaba inservible, llena de basura, lo que demuestra que el dinero del Estado no le duele a nadie en este país.

Si el ministerio de Deportes, en esa época la secretaría, no hizo nada por mantenerla en operación, ¿cómo es posible que los alcaldes no hayan hecho absolutamente nada?

En la actualidad, el ministerio de Deportes trabaja en la reconstrucción de canchas de baloncesto y voleibol en diferentes puntos del país.

Muchas de esas instalaciones se reparaban con “pesitos”, pero nadie se había interesado en ponerlas en condiciones para que miles de niños y jóvenes las utilizaran.

¿Qué están haciendo los dirigentes deportivos para mejorar las instalaciones donde practican sus atletas? ¡Sencillamente nada!

¿Se puede seguir solo exigiendo y dando poco o nada? Si es así, ¡nos fuñimos!, para no decir otra cosa
RADARES.- Habría que preguntar a Manny Ramírez qué busca con ir a jugar en una liga independiente de Japón a los 44 años de edad. Podría ser que lo haga por diversión, pero a estas alturas, un jugador que acumuló números para ir a Cooperstown, debe pensarlo muy bien. Pero como dice el refrán: “cada loco con su tema”…

Las Águilas ya están en la serie final, tras una demostración increíble en el “todos contra todos”, sin embargo, eso no garantiza un título, y la historia está ahí. Muchos equipos que “acaban con tó” en el Round Robin, luego se descalabran. Eso no quiere decir que ese será el caso, pero los aguiluchos no deben dormirse en sus laureles.

Publicidad
Publicidad