Lunes, 18 de junio, 2018 | 3:05 pm

Falsa singularidad



Quizás por isleños hemos fomentado muchas falsas creencias que adoramos como inútiles tótems. Por ejemplo, “Santo Domingo es la única isla compartida por estados distintos”.

Ni siquiera en el Caribe, nuestro vecindario, es cierto: la antilla San Martín está dividida en una parte holandesa, St. Maartens, y otra francesa, Saint Martin. La isla de Irlanda, hacia donde en 1844 Sánchez fue exiliado por Santana, está dividida entre el Reino Unido y la República de Irlanda, que desde 1922 es soberana en 26 de los 32 condados irlandeses.

Hay incluso casos peores, como el de Borneo, cuyos 743,330 kilómetros cuadrados (tercera mayor isla del mundo y más grande de Asia) están divididos políticamente entre Indonesia (73 %), Malasia (26%) y el riquísimo sultanato de Brunei (1 %).

En esa misma parte del globo, la isla de Nueva Guinea esta dividida entre Indonesia y Papúa. Igualmente, Timor la comparten Indonesia y Timor Leste. En la isla Tierra del Fuego son soberanos en distintas partes Chile y Argentina. La falsa singularidad de la Hispaniola dificulta entendernos.