Miércoles, 12 de diciembre, 2018 | 2:22 am

Fácil vs. difícil



Ya es un tópico de columnistas aburridos o sin tema referir cómo, entre los dominicanos, decir que “la cosa” está floja o fuerte significa lo mismo.

Que blandito y duro sean cosa similar es locura. Daña mucho el correcto desarrollo de la inteligencia y los procesos analíticos asimilar antónimos y borrar el sentido de sus diferencias. Hay consecuencias sociales terribles.

Por ejemplo, hacer lo malo es fácil porque difícilmente haya consecuencias. Lo bueno, cumplir la ley, es difícil porque enreda la existencia y el abrazo de oso del gobierno quiebra huesos (DGII, Aduanas, servicios públicos malos y caros). “Buscársela” es más fácil que fajarse a trabajar honestamente.

La deshonestidad no acarrea sanción social, excepto en cárceles donde ciertos crímenes son castigados por los propios internos. La flojera con la inmigración ilegal se está poniendo dura; fuerte también está cuán blandita es la Justicia con la corrupción flagrante.

La injustificable flaccidez de la oposición mantiene al gobierno envidiablemente rígido. Si no nos ponemos duros, tanta flojedad terminará pudriéndonos. ¡Qué difícil facilitarlo todo!