Viernes, 18 de enero, 2019 | 1:30 pm

Estados Unidos sigue enfocado en la crisis de Venezuela

Estados Unidos plantea dar su apoyo para reinstaurar la democracia en el país

El vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence junto al mandatario de Argentina, Mauricio Macri.
 ap
El vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence junto al mandatario de Argentina, Mauricio Macri. ap


Buenos Aires.- El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, aseguró ayer que su país “no puede quedarse de brazos cruzados mientras Venezuela se derrumba” y apuntó que la nación caribeña “se está convirtiendo en una dictadura”.

En un acto en la Bolsa de Buenos Aires, el vicepresidente estadounidense agradeció el “liderazgo” de Argentina a la hora de “repudiar al régimen de Nicolás Maduro”, aunque exhortó a todos los países de Latinoamérica a “hacer más” contra el Ejecutivo venezolano.

Tras reunirse horas antes con el presidente argentino, Mauricio Macri, Pence invitó a los países de la región a tener la “certeza de que Estados Unidos va a continuar implementando todo el rigor de su poderío económico y diplomático” hasta que “se reinstaure la democracia” en Venezuela.

El político estadounidense repitió la idea del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que su Gobierno tiene “muchas opciones” con respecto a Venezuela, pero se mostró convencido de que es posible una “solución pacífica” si trabajan “juntos con todos sus aliados de Latinoamérica y el mundo”.

En tanto, el mandatario argentino, Mauricio Macri, rechazó ayer el uso de la fuerza como una alternativa para resolver la crisis de Venezuela y apostó por potenciar la presión política y económica, tras reunirse con Mike Pence, de visita oficial en el país austral.

En tanto, en Venezuela, la comisión que juzgará a los responsables de la “violencia política” en el país se instalará hoy en Caracas por decisión de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), integrada únicamente por oficialistas, informó la presidenta de ese organismo, Delcy Rodríguez.

Un plan de apoyo Mauricio Macri y Mike Pence apostaron a potenciar la colaboración de los dos países en la lucha contra la corrupción, el narcotráfico, el crimen organizado y, sobre todo, los “peligros” del terrorismo en Latinoamérica.