Lunes, 16 de julio, 2018 | 1:47 pm

Estados Unidos cierra el año con la crisis de Norcorea

Culpa a China de que la negociación no tenga un final feliz

El presidente Donald Trump favorece que haya una solución con Corea del Norte con el apoyo del gobierno Chino.
El presidente Donald Trump favorece que haya una solución con Corea del Norte con el apoyo del gobierno Chino.


Washington.-Donald Trump, quien recientemente elogió los esfuerzos de China para presionar a Corea del Norte, denunció ayer la posición de Pekín, que según él evita cualquier “solución amistosa” sobre el programa nuclear de Pyongyang.

“Atrapados CON LAS MANOS EN LA MASA”, escribió el presidente de Estados Unidos en Twitter.

“Muy decepcionado de que China permita que ingrese petróleo a Corea del Norte. Nunca habrá una solución amistosa al problema con Corea del Norte si esto continúa”, agregó.

Si bien no blandió una amenaza de ataques militares, en los últimos meses Trump ha prometido “destruir totalmente” a Corea del Norte en caso de un ataque inicial del régimen de Kim Jong-Un.

No quedó inmediatamente claro si el presidente estadounidense se estaba refiriendo a pruebas, en posesión de Estados Unidos, del incumplimiento por parte de China de las sanciones internacionales.

El Consejo de Seguridad de la ONU endureció el 22 de diciembre las sanciones contra Corea del Norte por un voto unánime sobre una resolución de Estados Unidos, después de negociaciones entre Washington y Pekín, considerado el principal socio comercial del régimen norcoreano.

La nueva resolución, que denuncia las pruebas nucleares y de misiles de Pyongyang, se suma a las sanciones anteriores al reducir aún más las entregas de petróleo crudo y refinado, la mayoría de los cuales provienen de China.

En los últimos meses, el gobierno de Estados Unidos se mostró bastante satisfecho con los esfuerzos de China, que ha votado a favor de las tres resoluciones de las Naciones Unidas aprobadas desde mitad de año.

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Rex Tillerson, cree que China “podría y debería hacer más” para presionar a Corea del Norte con el fin de que cancele su programa balístico y nuclear.

“Esperamos que el aislamiento internacional ejerza presión al régimen para que acepte negociaciones serias sobre el abandono de sus programas nucleares y balísticos”, sostiene Tillerson en una columna de opinión publicada hoy en The New York Times.

Según Tillerson, un “componente central” de esta estrategia es “persuadir a China para que ejerza su influencia económica decisiva” sobre el régimen de Pyongyang.

Plan de negociación

Rex Tillerson reitera posiciones anteriores sobre Pyongyang y sostiene que aunque “se mantiene abierta una puerta para el diálogo”, se debe dejar claro que “el régimen debe ganarse su regreso a la mesa de negociaciones”.