Martes, 11 de diciembre, 2018 | 4:19 pm

Estadística frustrante



Un trabajo publicado en la sección de Economía de esta edición indica que en el año 2002 las pérdidas técnicas del sector eléctrico eran de 33 por ciento y en 2018 se estima son de 28 por ciento.

En 16 años, con una capitalización y una reestatización de por medio, la eficiencia de la comercialización de la costosa energía producida solo ha mejorado cinco puntos porcentuales, según las cifras oficiales.

En esos 16 años se han invertido más de 15 mil millones de dólares en subsidio eléctrico e inversiones “para mejorar la gestión financiera del sector eléctrico”.

La administración privada fracasó en esa gestión, aunque en cada caso salió con una multimillonaria bolsa de las arcas públicas como pago por la “generosa reestatización” de la comercialización de energía.

La Administración Pública también ha quedado estancada y es poco lo que ha podido mejorar en este renglón.

Lo sintomático es que de la capitalización la parte que mejor ha funcionado es la generación de electricidad, ya que sin mayor gestión de cobro los generadores logran facturar la totalidad de la energía que producen y terminan cobrándola con la ayuda de un subsidio.

Ver estadísticas como estas resulta frustrante.